}

sábado, 29 de diciembre de 2012

¡Hasta que no me pidas perdón no bajo!


En la India, un hombre, llamado Sanjay, descubrió que su esposa le había sido infiel con un vecino y su enfado fue tal que tomó la extravagante y radical decisión de encaramarse a un árbol de guayaba y no bajarse de allí hasta que la traidora Tara le pidiera disculpas y aceptase volver con él.

Cuando Sanjay se casó con Tara se la llevó a vivir de Varanasi a Bombay, ciudad en la que él estaba trabajado. Una tarde que volvió a casa antes de lo habitual, Sanjay se encontró a Tara encamada con el vecino. Presa de un lógico enfado, el cornudo se la llevó de vuelta a Varanasi, quizá para alejarla de la tentación.
Pero la esposa insistía en volverse a Bombay y, tras una acalorada discusión, ella decidió marcharse a casa de sus padres. Fue en ese momento cuando Sanjay decidió irse a vivir a un árbol cercano a su casa, el pasado 9 de marzo. 

Y nueve meses más tarde, ahí sigue el bueno de Sanjay, en su refugio arbóreo, esperando el perdón, harto improbable, de su mujer. En su residencia-guayaba, Sanjay come, duerme y, como es lógico, también hace sus necesidades fisiológicas.

Aunque se intuye que la mujer no se va a disculpar, Sanjay, conocedor de su celebridad, ha amenazado con quitarse la vida si intentan bajarlo del guayabo. “Creemos que podría hacerse daño si intentamos bajarle. Mientras esté seguro allí, estamos felices por él” afirmó  Nisha, su estoica hermana.

En un principio se alimentaba de guayabas. Hasta que se las comió todas. Desde entonces es su familia quien le lleva alimentos.
La policía, por su parte, afirma que no puede intervenir porque no se está cometiendo ningún delito.
La mujer de Sanjay, si hacer mucho caso a las extravagancias de su ex-marido, sigue negándose a pedir perdón.





martes, 25 de diciembre de 2012

El loco del pelo rojo no está solo


UN FESTIVAL MUESTRA LA CAPACIDAD DE CONVOCATORIA DE UN COLECTIVO DE SIETE MILLONES.

No son muchos, apenas el 1´5 por ciento de la población del planeta. 
Siete millones de pelirrojos, sin embargo, conforman un colectivo suficiente como para crear su propio país. Contarían, sin ir más lejos, con dos reinas de Inglaterra (Isabel I y Victoria) y una de Escocia (María Estuardo); un emperador (Napoleón); tres presidentes de Estados Unidos, incluidos Washington y Jefferson; dos primeros ministros británicos (Churchill y Thatcher), la actual primera ministra australiana (Julia Gillard) y tres revolucionarios (Lenin, Garibaldi y Malcolm X); genios de la talla de Shakespeare, Galileo, Emily Dickinson o Van Gogh; y celebridades como Shirley MacLaine o Elton John.

El Roodharigendag, un festival que se celebra cada año en la localidad holandesa de Breda -sí, la del cuadro de Velázquez-, es la demostración de la capacidad de movilización de los pelirrojos. Empezó en el año 2005 con 150 personas y en 2012 ha congregado a más de 10.000 provenientes de 50 países, aunque la mayoría de ellos viven en el norte y el oeste de Europa o en países con ascendencia de esas zonas. ¡Mientras no salten todos a la vez...!

Fuente: http://www.finanzas.com/xl-semanal/




domingo, 23 de diciembre de 2012

¿Cuando se armó la primera "marimorena"?



La gente empezó a discutir, y se armó la marimorena“. Los hispanoparlantes utilizamos la expresión coloquial ‘armarse la marimorena’ cuando decimos que se organiza una bronca, una riña, una trifulca enorme, o un tumulto de grandes proporciones. Incluso la RAE admite la palabra ‘marimorena’ como sinónimo de ‘riña, pendencia, camorra’, apuntando también que se puede utilizar ‘se organizó la marimorena’. Los orígenes de la graciosa expresión datan de la España del siglo XVII, en una pequeña taberna madrileña.
Parece ser que, alrededor del año 1579, Alonso Zayas y su ilustre esposa, María Morena, eran dueños de una concurrida cantina en la Cava Baja. Existen diversas historias sobre esta mesonera de armas tomar a la que debemos la expresión. Una de ellas asegura que la pareja se negó a vender su vino de buen cuero a los soldados, lo que acabó con una épica bronca donde nadie quedó a salvo. Y es que el buen vino lo guardaban para los clientes más pudientes. Otros relatos narran cómo, si algún cliente se negaba a pagar la fianza que habían acumulado durante varias visitas, María los seguía por todo Madrid hasta dar con su pescuezo y sacarles los reales a golpe de garrota.
Lo que queda claro por las diversas las historias es que la regente de la tasca tenía un genio de aúpa, apto para lidiar con las malas gentes que visitaban su bar, quienes día tras día invitaban a regañinas. Ni corta ni perezosa, María Morena comenzaba a arrear mamporros para controlar los ánimos. Sea como fuere, está claro que allí ‘se armó la marimorena’ por primera vez. Morena, por cierto, era un seudónimo habitual dado a las muchachas españolas de la época.
Tan popular es la ‘marimorena’ que su nombre aparece incluso en uno de los villancicos más famosos del cancionero español: ‘Ande, ande, La Marimorena. Ande, ande, ande que es la Nochebuena‘. Aunque en esta ocasión puede referirse también a la Virgen María, y no tanto a la famosa camarera madrileña.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Simula un atraco a un banco para que le metan en la cárcel y comer gratis

La crisis puede llevar a las personas a la desesperación y ésta, a comportamientos poco comunes. Hace unos días tuvo lugar un atraco a un banco en Málaga bastante peculiar. Un ex-empresario, cansado de su precaria situación y desesperado por no poder encontrar trabajo, decidió simular un atraco a un banco de una de las calles más transitadas de la ciudad, con el único objetivo de ser arrestado y de que le metieran en la cárcel.


Al parecer, el hombre entró en la sucursal cuando apenas faltaban unos minutos para cerrar e informó a uno de los trabajadores de que pretendía atracar el banco. Sin embargo, no hubo revuelo ni incertidumbre. El propio “atracador” se encargó de tranquilizar a todo el mundo asegurando que no haría daño a nadie y que su único objetivo era que llegara la policía y le arrestara. Y eso fue exactamente lo que sucedió: no robó ni un euro y se entregó a la policía en cuanto ésta llegó.

La pregunta que todo el mundo se hará es: ¿por qué? Pues muy simple. Este señor había realizado previamente un sondeo para averiguar qué tipo de condena le interesaba más y llegó a la conclusión de que necesitaba pasar entre dos y tres años dentro de la cárcel. De esta forma, tendría asegurada cuatro comidas diarias y una cama para dormir durante ese tiempo. Además, a su salida le darían una ayuda penitenciaria de cuatrocientos euros durante 18 meses que le permitirían subsistir mientras pasaba la crisis y él conseguía un trabajo.
Situaciones como ésta deben hacernos a reflexionar sobre las penurias que muchas familias están pasando por la actual crisis económica. El paro es ya un drama nacional y detrás de sus escandalosas cifras se esconden personas que atraviesan grandes problemas económicos. La desesperación está haciendo acto de presencia en cada vez más personas y puede dar lugar a situaciones tan surrealistas como la que acabamos de comentar.
El país se va al garete y nadie hace nada por evitarlo. Por cierto, al final este señor no consiguió su objetivo: tras pasar un día en el calabozo lo dejaron en libertad y ahora se enfrenta a una posible multa de 180 euros. La próxima vez tendrá que esforzarse un poco más en planificar su "atraco"

lunes, 17 de diciembre de 2012

La NASA desmiente el mito del fin del mundo



El mundo no se acaba. Ni hoy, ni el día 21. La NASA lo tiene tan claro, que ha producido un vídeo cuya fecha de difusión prevista era el sábado, tras el supuesto y fallido apocalipsis, explicando por qué no habría ocurrido el desastre.


Lo cierto es que ha terminado por difundirse antes de tiempo, en medio de un cierto clima de credulidad. Uno de cada cinco estadounidenses piensa que el sábado se acabará todo. Otros tantos viajan a 'santuarios' para salvarse –o darse unas buenas vacaciones, como poco–.
A lo largo de algo más de cuatro minutos, un narrador de la NASA explica que la supuesta profecía maya en que se basan los apocalípticos parte de un error de interpretación.
El Doctor John Carlson empezó a estudiar el fenómeno del 22 de diciembre hace 35 años. Recuerda que eran grandes astrónomos y desarrollaron una lengua escrita. Lo que más impresionó a Carlson fue su extenso sentido del tiempo.
El tiempo que manejaban los mayas no era muy distinto al que utilizan los astrónomos contemporáneos. De acuerdo con nuestra ciencia, el Big Bang ocurrió hace 13.700 millones de años. Hay ruinas mayas que tienen referencias a tiempos miles de millones antes. El calendario maya está pensado para registrar intervalos así de largos. Es como un cuentakilómetros que, cuando agota todos sus dígitos, empieza por cero otra vez. Esta repetición es clave en el fenómeno 2012.
Según el astrónomo Don Yeomans, ningún asteroide o cometa tiene su trayectoria apuntando a la Tierra. Tampoco hay planetas vagando por el cosmos que vayan a destruirnos. Si lo hubiera, apunta el astrobiólogo David Morrison, ya lo veríamos como uno de los objetos más brillantes jamás observados en nuestro cielo.
Lika Guhathakurta, experta en estrellas de la NASA, dice que el Sol tampoco es una amenaza. Está ahí incluso desde antes de que existiesen los mayas. Nunca ha destruido el mundo. Es cierto que se acerca a u un máximo de sus ciclos de actividad de once años. Pero no es más que uno de tantos y no el más pronunciado en 50 años.
Así que en la NASA se toman esta fecha como una oportunidad para acercarse a la cultura maya –cuyos descendientes han desmentido el apocalipsis -y disfrutar "porque el mundo no se acabó ayer", aunque sea por adelantado.


domingo, 16 de diciembre de 2012

¿Dónde está el quinto pino? El origen de la expresión


                                           Paseo de Recoletos en 1930, un siglo después de plantar los pinos.
Cuando queremos referirnos a algún lugar que está muy lejano, solemos utilizar la frase “está en el quinto pino”.
Para encontrar el origen de la expresión, hemos de trasladarnos al Madrid de principios del siglo XVIII, durante el reinado de Felipe V, en el que fueron replantados cinco frondosos pinos a lo largo del Paseo de Recoletos y en dirección norte.
El primer pino plantado estaba en la parte baja del paseo, mientras que el quinto se encontraba en la más alejada (en las inmediaciones de lo que hoy es el Paseo de la Castellana, a la altura de Nuevos Ministerios).
Según parece,  torno al gran tronco del último de ellos, los enmamorados madrileños se escondían para besarse y abrazarse, cosa que en aquellos tiempos no estaba muy bien vista hacer en público, porque era un sitio lejano y poco concurrido. Así que cuando se citaban, lo hacían en "el quinto pino". Curioso, ¿verdad?



martes, 11 de diciembre de 2012

Los zapatos más raros del mundo

Si la canción “Diamonds are a girl’s best friend”, inmortalizada por la versión de Marilyn Monroe en la obra “Los hombres las prefieren rubias”, se hiciera hoy, los diamantes quedarían a un lado, y los zapatos serían los amigos fieles de las chicas.





Muchas mujeres han invertido fortunas incalculables en zapatos. Son el objeto más deseado de varias, su debilidad, de los que nunca se tienen demasiados. Algunas tienen cientos de pares y no piensan parar hasta tener una colección digna de un museo.
Contando con un público tan fiel como lo son las mujeres, es simple entender por qué hay tantos diseñadores de calzado. Desde Loboutin hasta Salvatore Ferragamo, la imaginación de estos diseñadores es infinita, y con el objetivo de deslumbrar e impactar en el mundo de la moda, han llegado a crear zapatos imposibles de usar, literalmente.
La excéntrica y trendsetter Lady Gaga llevó al estrellato a los zapatos que desafían la gravedad (además de ser extremadamente difíciles de usar, mucho menos caminar) del diseñador japonés Noritaka Tatehana. Otra fashion addict que puso de moda a un diseñador de zapatos es la actriz Sarah Jessica Parker, cuyo papel en “Sex and the City” se definía por los zapatos Manolo Blahnik o Jimmy Choo que la neoyorquina usaba. Jeffrey Campbell es otro de los diseñadores que está en boga, él es el responsable de las botitas con plataforma y taco altísimo que hemos visto y seguiremos viendo por las calles y pasarelas.
Aquí tenéis algunos ejemplos de estos curiosos zapatos.






domingo, 9 de diciembre de 2012

La mujer que tenía 100 gatos muertos en su nevera


Esta mujer, conocida como Terry, es una obsesiva amante de los animales que confesó el otro día a un equipo de televisión que mantiene una espeluznante colección de 100 gatos muertos en su nevera. 

Terry también posee otros 50 gatos vivos, que se han apoderado de su casa, destruyendo muebles y dejando excremento por todo el suelo.


Terry comenzó a adoptar gatitos no deseados desde hace varios años, pero su colección rápidamente se salió fuera de control. 
Ella cuenta que llegó un momento el que ya no podía alimentar a los felinos correctamente, así que comenzaron a enfermar y morir.

Además, tampoco tenía el dinero suficiente para cremarlos, por lo que tomó la macabra decisión de ir almacenando su cuerpos en su nevera. Ella misma admitió: “Es posible que tenga entre 75 y 100 gatos congelados y refrigerados”.

Se echó a llorar cuando admitió que había dejado de atender a sus mascotas y que los trataba muy mal. Los encargados de asuntos de animales en colaboración con la policía han limpiado la casa de Terry y la ha despojado de su tesoro de mininos.


miércoles, 5 de diciembre de 2012

Una prueba nos dirá la fecha de nuestra muerte. Y nos hará vivir mucho más felices.



Los telómeros son unas secuencias de ADN ubicadas en los extremos de los cromosomas. Presentes en plantas y animales desde que hay vida en la faz de la tierra, pronto dejarán de ser desconocidos para el gran público porque de ellos dependerán nuestras decisiones vitales más importantes, el estilo de vida y la forma en la que nos enfrentamos a los problemas de salud. De los telómeros se puede extraer información que ni el científico más optimista podría haber soñado hace tan solo una década: la esperanza de vida, el tipo de enfermedades que vamos a sufrir o la influencia de los hábitos alimenticios y de ocio en nuestra calidad de vida, entre muchas otras cuestiones.
Los padres de esta técnica, denominada TAT (Tecnología de Análisis de Telómeros), son españoles y la empresa biotecnológica que ya ha comenzado a comercializar las pruebas también. Se llama Life Length y su irrupción está siendo un tsunami, tanto desde el punto de vista económico como sanitario, a pesar de contar con dos años escasos de vida. Su acelerado modelo de negocio y su capacidad para influir en el desarrollo de otras industrias le ha valido la comparación con el gigante Apple.
El CEO Steve Matlin explica a El Confidencial el alcance que tendrá en nuestras vidas este hito científico llamado a revolucionar la medicina y nuestras propias vidas. “Cuando las pruebas, que consisten en un análisis de sangre, se popularicen para poder reducir así su coste actual, en torno a los 500 euros, dejarán de ser exclusivas y se incorporarán a la sanidad pública porque la medicina preventiva es barata y eficaz. En unos cinco años estas pruebas se realizarán de forma rutinaria y serán tan comunes como la prueba del colesterol”. La compañía calcula que los costes se reducirán en un 20% cada año que pase.
“Lo ético es saber que la vida es corta para aprovecharla al máximo”
Como ha ocurrido a lo largo de la historia con los avances tecnológicos importantes para la humanidad, no han faltado las voces que plantean cuestiones éticas sobre la implantación de esta técnica. En este caso, el dilema gira en torno al hecho de que si es bueno o malo saber cuándo nos vamos a morir.
En un artículo titulado Es mejor saber cuándo vamos a morir para centrarnos en lo que realmente es importante y publicado en el diario The Independentel filósofo inglés Julian Baggini defiende que tenemos derecho a conocer esta información “igual que cualquier enfermo terminal debe ser puesto al corriente de su situación por los médicos”. Las dudas sobre este avance científico no deben resolverse desde la esfera pública, sino desde la personal: “Cada persona es dueña de su cuerpo y la decisión de someterse o no a estas pruebas tiene que residir en la voluntad individual”.
La planificación de nuestras vidas, continúa el filósofo, será mejor si se conoce la esperanza de vida y los riesgos de sufrir enfermedades hereditarias. Así “podremos empezar a centrarnos en lo que realmente importante en esta vida antes de que sea demasiado tarde”.
La medicina a corto plazo: preventiva y personalizada.
La técnica desarrollada por Life Length consiste en medir cada uno de los telómeros presentes en los cromosomas, teniendo en cuenta que a menor longitud, mayor edad biológica. Esta última es mucho más precisa y real que la edad cronológica, “lo que permite tomar medidas para retrasar el envejecimiento, reducir los riesgos de padecer enfermedades relacionadas con la salud, que al fin y al cabo son la principal causa de muerte, y mejorar la calidad de vida adaptando nuevos hábitos que retrasen enfermedades patológicas como el alzheimer o el parkinson”, apunta Steve Matlin.

Otra de las puntas de lanza de esta compañía será su base de datos en las que se recogerán las estadísticas sobre los factores que más influyen en el envejecimiento, como el tabaco, el sedentarismo o los alimentos consumidos. 
Para el CEO de Life Length, uno de los problemas del sistema sanitario español es que “no tenemos políticas de salud preventivas. Parece que es mejor esperar a enfermarse e ir al hospital, lo que acaba siendo más caro que invertir en prevención”. Matlin sostiene que la medicina de este siglo dejará de ser tal y como la conocemos actualmente.
Una tecnología básica para desarrollar fármacos contra el cáncer.
Una de las industrias que más se beneficiará de estos avances será, sin lugar a dudas, la farmacéutica. “Nuestra tecnología es una gran herramienta para el I+D+i en el mundo farmacéutico. Una de las máximas aspiraciones tiene que ver con el desarrollo de un medicamento que permita regular la pérdida de telómeros para controlar así el envejecimiento”, añade Matlin.
Otro de los retos es encontrar la fórmula para acelerar el envejecimiento, que se emplearía para matar las células cancerígenas. “Cuando las células mutan, generan telomerasa de forma natural, una encima que provoca que el cáncer se extienda rápidamente. Por ello, si encontramos una proteína que interfiera en la segregación de telomerasa estaríamos creando un fármaco muy potente contra la mayoría de tipos de cáncer”.
La industria de la alimentación será otra de las grandes favorecidas. Los alimentos destinados a reducir el colesterol o a corregir otro tipo de patologías podrán contar con una mayor evidencia científica.
Las empresas biotecnológicas pertenecen a uno de los pocos sectores que no solo están capeando el temporal de la crisis económica global, sino que no han dejado de generar beneficios durante estos últimos años. El caso concreto de la española Life Length es paradigmático, al conseguir extender su presencia en más de una veintena de países y cerrar acuerdos con los mayores laboratorios farmacéuticos del mundo en tan solo 24 meses de vida.
Los informes de la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO) dan buena cuenta del peso que está adquiriendo este sector en el conjunto de la economía.
La biotecnología es el presente y el futuro. De ella van a depender grandes cambios en nuestra forma de vida. Magnífico.








lunes, 3 de diciembre de 2012

Le niegan el derecho a votar "por haber muerto en primavera"

Johanna Franz, una ciudadana austríaca de 92 años acudió a su ayuntamiento para intentar averiguar por qué no aparecía en el censo de votantes. La mujer se quedó perpleja cuando los funcionarios municipales le comunicaron que no podía votar porque, según los registros oficiales, “llevaba meses muerta”.


“Me quedé muy sorprendida cuando me dijeron que había muerto en primavera”, afirma Johanna, que asegura que continúa practicando su pasatiempo favorito: la jardinería.
Pero Johanna se lo ha tomado con humor y, parafraseando a Mark Twain, ha dicho: “Las informaciones sobre mi muerte han sido exageradas”.
Sandra Frauenberger, portavoz de la Administración de Austria, ha confirmado el error y ha asegurado que la señora Franz “ha sido resucitada, en términos administrativos”.
“No volverá a pasar”, asegura Frauenberger. Y la señora Franz pudo votar sin ningún problema.




viernes, 30 de noviembre de 2012

Curiosidad matemática: El color de los sombreros

Bueno, para variar un poco aquí os dejamos éste curioso problemilla de lógica. ¡Divertíos! 

Unos amigos, muy aficionados a las novelas de Sherlock Holmes, vieron que en sendos armarios tenían 4 sombreros, dos rojos y dos verdes, exactamente iguales a excepción del color. Para matar el tiempo en una aburrida tarde de verano, decidieron ponerse los sombreros al azar para intentar averiguar el color que le había tocado a cada uno. Se colocaron tres de ellos en tres peldaños de una escalera y otro encerrado en una de las habitaciones de la casa (con paredes opacas), de modo que los tres individuos anteriores no podían verle. Las tres personas que están en las escaleras, para ser limpios en el juego que ellos mismos han ideado, no podían hablar ni girar la cabeza. El que se sitúa más arriba (A) podía ver el color de los sombreros de C. La persona B sólo podía ver el de C, y Cpara su desgracia no podía ver el de ninguno. Ninguno de los tres podía ver el color del sombrero de D, y este a su vez no podía ver el de ellos ni el suyo propio.

Estas cuatro personas son muy inteligentes, y al cabo de unos pocos minutos uno de ellos da la solución. Todos miraron sus sombreros para comprobar la respuesta y resulta que había acertado. La pregunta es obvia, ¿quién dijo y acertó el color de su sombrero y por qué?




¡Animaos a publicar en los comentarios vuestras soluciones y cómo lo habéis hecho!


martes, 27 de noviembre de 2012

¿Cómo se miden las audiencias de televisión?



Comúnmente se oye decir que tal o cual programa tuvo tantos millones de telespectadores. Que tal o cual telediario es el más visto. Que tal programa es el líder en su franja horaria… Incluso que tal spot televisivo es el que más gente ve.
¿Y cómo lo saben? ¿Son videntes? ¿Se lo inventan?
No, ni mucho menos. Estos datos son unas estimaciones realizadas en base a un muestreo que se lleva a cabo con unos aparatos llamados audímetros.
¿Y qué es un audímetro?
Un audímetro es un dispositivo electrónico que se inventó para medir la audiencia radiofónica y que se ha reciclado para medir la audiencia televisiva.
Este aparato lo instala una compañía de medición de audiencias (en España la medición la realiza el grupo Kantar Media) en hogares seleccionados cuidadosamente en función de las características de sus habitantes, para que sean representativos de la población española.
Es un equipo de gran precisión que automática y permanentemente, durante las 24 horas del día, registra segundo a segundo el consumo individual de televisión, ya que cada miembro de la familia debe identificarse por medio del mando a distancia de cuándo se pone a ver la televisión y cuando deja de hacerlo.
Una vez procesados estos datos, el audímetro los manda vía modem o inalámbrica a un gran ordenador central que los procesa y que obtiene las cifras de audiencia estimadas para el conjunto de la población de un país.
¿Y a quién le interesa la audiencia?
Pues a los anunciantes, ya que las cadenas de televisión fijan el precio de sus anuncios en función del programa o la franja en el que se emitan. Y también a las propias cadenas, que en base a esos datos ponen y quitan programas y valoran su posición respecto a las cadenas competidoras.
Gracias a estos aparatos se ha popularizado el uso de términos como:
Rating: porcentaje de espectadores que ven un determinado programa sobre el total de la población.
Share: porcentaje de espectadores que ven un determinado programa sobre el total de personas que estaban viendo la televisión en el horario de ese programa. También se conoce como cuota de pantalla.
Notas curiosas: Entre otras características, los audímetros identifican hasta 9 miembros del hogar y 7 invitados, controlan hasta 9 receptores de TV por hogar y identifican hasta 250 canales distintos sintonizados en el receptor.
No hay una compensación económica para quienes acceden a meter uno de estos aparatos en su vida. Solo se acumulan puntos que pueden canjearse por regalos.
En España hay más de 4.600 hogares que tienen instalados audímetros.


domingo, 25 de noviembre de 2012

Funeral falso con fatales consecuencias

Muchos de nosotros “soñamos” con poder ver nuestro funeral para saber quiénes asisten a él, para saber con quién contamos, quién nos llora y hasta quién es nuestro verdadero amigo, algo que sinceramente a nadie se le ha cumplido…Bueno, hay un caso registrado de 2007 en el que el bosnio Amir Vehabovic de 45 años se encargó de organizar un funeral ¡Para él mismo! Todo esto con el afán de satisfacer una de las curiosidades que muchos de nosotros tenemos ¿Quiénes irán a mi funeral? Y claro, todo tiene sus consecuencias.


Y Amir descubrió que nadie iría a su verdadero funeral ya que al falso funeral que organizó, solamente  asistió una persona, su madre. Todo esto desató su ira y su coraje hasta el punto de que escribió una carta para los cuarenta y cinco invitados ausentes en la que decía: "Pagué mucho dinero para obtener un certificado de defunción falso y soborné a varios empresarios fúnebres; espero que algunos de ustedes, mis supuestos amigos, me ayuden a pagar los gastos”
Nuestro amigo se llevo una gran sorpresa por querer hacerse el muerto. 
Nunca deberíamos realizar acciones cuyo resultado no queramos observar.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Eland Elliot, el niño que no puede parar de reír

Hoy os traemos el curiosísimo caso de un niño que no puede parar de reír.


Eland Elliot tiene dos años y nació con síndrome de Angelman, un desorden neurogenético que causa graves dificultades de aprendizaje y una sonrisa permanente en la cara. Se podría decir que Eland no puede parar de reír.
Según "The Mirror", esta enfermedad es tan rara que hay registrados menos de 1.000 casos en todo Reino Unido.



La madre del pequeño Elliot, Gale, dice: “Cuando nos sentimos desanimados, la risa de Elliot nos mantiene a todos en marcha, sólo con mirarlo te contagia su alegría. Al final del día, sólo quieres que tus hijos sean felices, y Eliliot lo está siempre".
"El único problema es que si Elliot le hace daño accidentalmente a su hermano mayor, Alex, éste se va llorando, pero Elliot continua riendo sin entender el porqué”. La madre dice que puede doler el pensar que Elliot está contento de hacerle daño a su hermano.


Los padres de Elliot detectaron su enfermedad cuando, de bebé, tenía problemas para alimentarse. Al principio, los médicos y su familia no le dieron importancia alguna. Sin embargo, con seis semanas de vida lo llevaron al Royal Preston Hospital, donde le detectaron la enfermedad.
Su madre dijo que fue duro recibir la noticia, pues jamás había oído hablar del síndrome de Angelman. Buscaron en internet y empezaron a descubrir todos los impedimentos que iba a tener su hijo. El pequeño nunca podrá hablar, aunque se está buscando la manera de poder comunicarse con él. Además sólo necesita unas pocas horas de sueño, ya que a menudo se levanta por la noche y está sólo.
La familia de Elliot ha encontrado consuelo en el grupo ASSERT, que apoya a los afectados por tal síndrome. La propia familia ha fundado una sociedad de recaudación de fondos para Elliot llamada "One Big Tickle".
Si queréis saber más acerca de este curioso síndrome, visitad http://www.onebigtickle.co.uk

viernes, 16 de noviembre de 2012

Su trabajo es matar


Además de cruel e inhumana, la pena de muerte es cara. Cada ejecución le cuesta al Estado de Carolina del Norte más de dos millones de dólares. En Texas, la cifra es muy similar y supone tres veces el coste de tener a alguien encerrado en una cárcel de máxima seguridad durante 40 años. En Florida, mantener en pie este sistema asciende a 51 millones al año, lo que supone que cada una de las 44 ejecuciones que ha tenido este Estado desde 1976 ha costado 24 millones cada una.




Detrás de la aplicación de la pena capital hay funcionarios de prisiones encargados de ejecutar la ley. Su trabajo consiste en liquidar personas condenadas a morir. Los verdugos de la prisión de McAlester (Oklahoma) cuentan su terrible rutina laboral.
Leed las seis, merece la pena:

"Al día siguiente, nadie habla de ello"

Tengo 46 años. Nací en Chicago. Me establecí en Oklahoma con mi mujer. Al llegar, empecé a trabajar como guardia en el centro penitenciario de McAlester. Me quedé 12 años. Hoy soy agente de seguridad en un gran casino y por nada volvería al Big Mac, sobrenombre de la prisión. Participé en quince ejecuciones. El trabajo es sencillo: acompañamos al condenado hasta la mesa y nos encargamos de que se tumbe. Cada uno, de los cuatro que estamos, ata en un minuto una parte del cuerpo: el pecho, un brazo, una pierna o un pie. Cuando el tipo ya no puede moverse, salimos y esperamos. Cuando nos dan la orden, volvemos a entrar y colocamos el cadáver tal cual está, con las agujas en los brazos, las jeringuillas, todo, en una bolsa para cadáveres para que se lo lleven al depósito. Y se acabó. Todo el mundo vuelve a casa. Al día siguiente, nadie habla de ello. Si te han elegido para las ejecuciones es porque han visto que eres fuerte y tranquilo. Si dices que te incomoda, los compañeros se burlarán. Incluso los reclusos se enterarán y dirán: '¡Qué pasa gallina, creía que eras un tipo duro!'. Nunca olvidaré las caras de los condenados al atarles. Hemos convivido durante años, hemos compartido cosas, y la noche de la ejecución te miran como diciendo 'Mierda Dirk, ¿por qué participas en esto?', y tú contestas: 'Me han elegido, ahora tienes que tumbarte'. Me acuerdo de un tipo que sufrió un paro cardiaco en su celda. Fui yo quien avisé a los servicios de emergencias. Al volver del hospital me dijo: 'Gracias, Dirk, me has salvado la vida'. Unas semanas más tarde, le ejecuté. Me parece una locura cuando pienso en ello: le salvé y luego le ejecuté".

"Un hombre pidió cereales para niños como última comida"

"Los días de ejecución, mi trabajo como adjunta del director consistía en supervisar técnicamente el proceso, por ejemplo el transporte de las sustancias mortales hasta la sala. Si ocurría algo fuera de lo habitual, se lo comunicaba al Estado. Como cuando algunas ejecuciones se alargaban. Muchos reclusos eran ex drogadictos cuyas venas estaban dañadas. El equipo no conseguía colocar la aguja correctamente y sobresalía. Volvía a pinchar y volvía a empezar: verlo era terrible. Las familias de las víctimas asistían en silencio a la ejecución y se iban rápidamente. A veces, también estaba la familia del condenado, aunque muchos reclusos les pedían que no asistieran. Recuerdo a una madre que golpeaba el cristal ante su hijo al que estaban ejecutando, llamándonos asesinos. Al final se desmayó. Esa noche estábamos muy afectados. A veces, los abogados también lloraban. A menudo tengo la sensación de haberme vuelto insensible. Un recluso me marcó, un hombre que pidió como última comida unos cereales para niños, con un tazón de leche. El jurado lo declaró culpable, pero siempre pensé que era un retrasado. No tenía familia y parecía feliz. La noche de la ejecución no dijo nada al tumbarse. Solo '¡gracias!', con una sonrisa angelical. Esa noche, por primera vez, lloré volviendo a casa".

"Mi padre ya ataba a la gente a la silla eléctrica"

"Para mí las ejecuciones son casi una historia familiar: cuando era un crío, mi padre ya ataba a la gente a la silla eléctrica. Estoy a favor de la pena de muerte sin remordimientos. Pero no le voy a decir que los 25 tipos que ejecuté eran monstruos. Nosotros, por nuestra parte, hacemos nuestro trabajo con profesionalidad, y en general, todo sale bien. Una vez, sin embargo, me hizo reflexionar un tipo que perdió la cabeza una noche y disparó, sin apuntar, contra la esposa de una personalidad importante de Oklahoma City. El tipo no tenía antecedentes. Era divertido e inteligente, una buena persona a la que todos queríamos. La noche de su ejecución, cuando fuimos a buscarle a su celda, estaba inconsciente: se había tragado todos los comprimidos que había logrado esconder a pesar de los registros. Le llevaron de urgencia al hospital donde le hicieron un lavado de estómago. Cuando recuperó el conocimiento le trajeron de vuelta al centro penitenciario y terminamos lo que teníamos que hacer. La prensa le dio demasiada importancia y confieso que al equipo le afectó mucho. Pero somos funcionarios y aplicamos las leyes. Si te cuestionas las cosas no puedes hacer este trabajo, está claro".

"Dios no me lo reprochará"

"Durante años, mi trabajo consistió en vigilar a los condenados y darles su última comida. Por 15 dólares como máximo pueden pedir lo que quieran. Con los 35 condenados que conocí, siempre traté de mantener la distancia. Una noche, sin embargo, un tipo me pidió que tomara la última comida con él en su celda, lo que está totalmente prohibido. Me lo suplicó y me dijo una cosa extraña: 'En un rato, cuando esté con Dios, le voy a decir cómo os portáis con nosotros'. No sé por qué, pero acepté. Le quería mucho y habíamos crecido juntos, durante 11 años. Comimos, hablamos de Dios y de nuestras familias, y cuando volví a mi casa, por primera vez me vine abajo: llorando, pedí a Dios que me ayudara y me emborraché. Por aquel entonces bebía bastante para olvidar. Hoy soy policía municipal y sigo atormentado por un montón de pesadillas. Nunca le he hablado de ello ni a mujer ni a mis hijos ni a mis amigos. Moriré con ello, pero sé que solo cumplí con mi deber y Dios no me lo reprochará".

"En los ojos de los condenados vi un miedo casi animal"

"Dirigí durante 10 años al equipo que ata al condenado a la cama de ejecución (strap down team). No es una vocación, pero el centro penitenciario es la principal fuente de empleo de la ciudad y cuando me propusieron que trabajara en las ejecuciones, acepté. Actualmente trabajo en el sector de los equipamientos y lo prefiero. Cuando buscas a un hombre en su celda observas el miedo en sus ojos. Es un miedo muy extraño, nervioso, casi animal, pero resignado. Nunca he visto a uno de esos tipos resistirse. Avanzan despacio por los pasillos y te hablan de cosas raras, del tiempo, del partido de fútbol o te dicen: 'Layne, la vida va a ser mejor allí arriba'. O bien se alteran y te dicen: '¡Eh, Layne! Sabes que va a haber una llamada del gobernador y que no voy a morir esta noche'. Ante la puerta de la sala, a veces sufren temblores, a otros les cuesta respirar e incluso algunos se desploman y hay que cogerles suavemente por debajo de los brazos para llevarles hasta la mesa. Para mí, lo más duro era volver a casa: te despides de tus compañeros, andas por el aparcamiento, es de noche, todo está tranquilo. Te subes a tu coche, arrancas y conduces en silencio. Piensas en lo que acaba de pasar y te parece irreal. Te dices: 'He hablado con un hombre hace media hora y ahora está muerto'. Llega un punto en el que tienes que dejarlo. Yo esperé 52 ejecuciones. Nunca le he hablado de ello a nadie".

"Los partidarios de la pena de muerte deberían asistir a las ejecuciones"

"Cuando era el director del centro penitenciario de McAlester, me decía: 'No lo olvides, Ron, trabajas para el Estado de Oklahoma y para la ley'. Siempre he evitado pensar en el lado bueno o en el malo de la pena de muerte: son los tribunales los que juzgan. Los políticos defienden el sistema, nosotros lo aplicamos. Si los partidarios de la pena capital asistiesen a las ejecuciones, quizá tuvieran otra opinión. Es muy fácil sacar pecho diciendo que hace falta que los asesinos sufran más. Siempre he tenido ganas de invitar a esos bocazas a asistir a dos o tres ejecuciones: ir a buscar al tipo a su celda, sujetarle cuando se tambalea, pedirle que diga sus últimas palabras a su madre desconsolada o a su hijo y hacerle una señal al personal para que empiece la inyección. Para las familias de las víctimas seguro que es diferente y respeto su decisión. Como director, una parte de mi trabajo consistía en recibirlas y avisarles: 'Cuidado, esto quizá no les aporte lo que esperan'. El Estado y los medios de comunicación aseguran que ayuda a decir adiós, que uno se siente más en paz una vez que el tipo ha sido borrado de la faz de la Tierra. Gran parte de lo que he visto hace que lo dude. La paz viene del interior, no del espectáculo de una ejecución. He tratado de ser lo más respetuoso posible con las familias de las víctimas, los condenados y sus familias. Con frecuencia, estos nos decían gracias antes de la inyección. Espero que esto pruebe que les tratamos con dignidad".
Y vosotros, ¿estáis en contra de la pena de muerte?

Fuente: http://elpais.com


lunes, 12 de noviembre de 2012

¿Leemos lo que retuiteamos?



Los usuarios de Twitter escriben, comentan y 'retuitean' a diario. Miles de 'retuits' sobre noticias, novedades y curiosidades se suceden día a día en la red social. Sin embargo, ¿leen los usuarios aquellos enlaces que comparten con sus seguidores? Según un análisis realizado por el experto en marketing en redes sociales de la compañía Hubspot, Dan Zarrella, la respuesta es "No". 
Los usuarios de la web de 'microblogging' no leen lo que comparten con todas aquellas personas que les siguen.
De hecho, no existe correlación entre los 'retuits' y los 'clicks' de los enlaces que portan los mensajes de 140 caracteres.
En este análisis, que abarcó 2,7 millones de 'tuits' con enlaces insertados, Zarrella encontró varias curiosidades dignas de compartir. En un primer lugar, descubrió que un 16,12 por ciento de los mensajes analizados generaron más 'retuits' que veces se hizo clic en los enlaces.
En segundo lugar, otro dato curioso que se revela con este estudio es que un 14,64 por ciento de los 'tuits' que fueron 'retuiteados' por los usuarios no tuvieron ningún clic.
Es decir, la información o noticia que contuviera ese enlace no fue leído por ninguna de las personas que lo 'retuitearon'.
Esta tendencia cuadra con el comportamiento habitual en los medios tradicionales impresos, en los que muchos lectores no leen más que el titular en las noticias.
Dicho comportamiento también se cumple en Google News, por ejemplo. Un sondeo de 2010 realizado por la firma asesora Outsell señala que el 44 por ciento de los usuarios del servicio de noticias del buscador no pincha en los enlaces de las noticias.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Peng Shulin y la bio-robótica


En 1995,  Peng Shulin, un hombre de nacionalidad china, tuvo un accidente y fue literalmente cortado en dos por un camión. Un equipo de 20 médicos consiguió salvar su vida, y Peng pudo “volver a caminar”. Ahora lo conocen como el “hombre biónico” o también como “el hombre milagro”.
Tras el accidente, la rápida intervención de los equipos de emergencias y a la pericia de los médicos que le operaron durante horas salvó la vida de Peng. La mayoría le daban por muerto al haber perdido por completo la mitad de su cuerpo.
Al tener el cuerpo seccionado por la mitad, sus esperanzas de vida eran mínimas y estuvo postrado en una cama durante muchos años, pero su fuerza de voluntad y sus ganas de vivir dieron la vuelta a la situación.
Un equipo de médicos han ideado un ingenioso dispositivo que le permitiría caminar de nuevo. Aunque todavía no se ha facilitado mucha información sobre el invento, parece que podría ser una revolución en el mundo de las prótesis.
Según parece, el cuerpo de Shulin se encuentra encapsulado en un cofre con aspecto de medio huevo que está conectado a dos “piernas biónicas” que le permiten caminar y moverse con libertad.
Otros casos como el de Jesse Sullivan, que perdió ambos brazos en un accidente laboral, son un claro ejemplo de lo que la tecnología es capaz hoy en día. En 2005 se sometió a una operación en la que se le recuperaron los nervios que bajaban por su brazo haciéndolos crecer de nuevo en sus pectorales. A ellos se acoplaron conexiones a dos brazos robóticos.
La primera mujer en someterse a este tipo de operación fue Claudia Mitchell, que perdió su brazo en un accidente de moto. Ahora ambos son claros ejemplos de lo que la biotecnología es capaz de conseguir con implantes robóticos.
Los avances en robótica de los últimos años no sólo han dado lugar a robots de apariencia cada vez más humana, o de prototipos capaces de bailar, subir y bajar escaleras, etc. La robótica también ha avanzado para conseguir brazos, manos, o piernas cada vez más ligeros, resistentes, y precisos, miembros que pueden implantarse y controlarse directamente con el cerebro.

Fuente: http://tejiendoelmundo.wordpress.com/ciencias/