}

jueves, 31 de mayo de 2012

        RESUCITA Y...¡A COCINAR!


En China, una mujer de 95 años llamada Liu Xiufeng sorprendió a sus familiares y amigos al resucitar seis días después de darla por muerta, en la ciudad de Beiliu en la provincia de Guangxi. 
Su nieta de 60 años, Chen Quingwang, fue a buscarla para desayunar y al no responder, fue a su dormitorio y la encontró sin respiración por lo que se le dió por muerta. Chen  y su hijo iniciaron los preparativos para el funeral.

1x1.trans Resucita, se levanta y se va a cocinar

La tradición china salvó a Liu ya que ésta indica que el ataúd de una mujer debe permanecer varios días en su casa antes de ser enterrada. Un día antes del entierro de Xiufeng, su nieta se asomó al ataúd y al encontrarlo vacío quedó aterrorizada. Se fue a buscarla por la casa y la encontró en la cocina preparando su comida: “Dormí mucho, sentí hambre y vine a cocinar para comer” dijo Xiufeng. Los médicos afirmaron que la mujer sufrió una muerte artificial en la que se pierde la respiración pero se mantiene la temperatura corporal. Ella se salvó pero lo perdió todo ya que cuando una mujer muere en China, queman todas sus pertenencias.

       PASAR 5 MINUTOS AL LADO DE UNA CHICA GUAPA


Pasar tan solo cinco minutos al lado de una mujer bella resulta igual de estresante para un hombre como saltar desde un avión, ya que sube los niveles del cortisol, la hormona del estrés, según un estudio realizado por científicos españoles de la Universidad de Valencia. 

Los investigadores realizaron una prueba en la que participaron 84 estudiantes varones que tenían que resolver un sudoku compartiendo una misma sala con dos desconocidos, un hombre o una mujer. Los análisis de sangre de los voluntarios permitieron descubrir una relación curiosa entre los niveles de cortisol y la presencia femenina. Los niveles de cortisol subían si una mujer bella se encontraba en la sala, y bajaban cuando ella salía. Pero en cuanto la desconocida regresaba, la hormona volvía a dispararse.

    

Los investigadores llegaron a la conclusión de que en presencia de una mujer hermosa, sobre todo si es desconocida, la mayoría de los hombres piensa en seducirla. En tan sólo cinco minutos, los niveles de cortisol aumentan considerablemente.
El exceso de cortisol altera el metabolismo celular y, consecuentemente, puede provocar enfermedades como la diabetes o la hipertensión. En cambio, en pequeñas dosis, esta hormona tiene un efecto positivo, ya que transporta la glucosa a la sangre, constriñe las venas en ciertas partes del cuerpo y mejora el apetito, además de poseer propiedades hipoalergicas y antiinflamatorias.


miércoles, 30 de mayo de 2012

   EN BUSCA DE LA SUPERMEMORIA

«Doctor, me olvido de todo». Ésta es una de las quejas más frecuentes que se dan en las consultas médicas. Mientras uno de cada tres españoles está preocupado por su memoria, los investigadores acarician la idea de activar la mente.

                                                     

La pastilla 'antiolvido'


La búsqueda de una sustancia que aumente la memoria de manera efectiva no ha tenido mucho éxito hasta ahora, pero se siguen buscando nuevas vías. Por un lado, el investigador de la Universidad de Málaga, Zafar Khan, ha encontrado una molécula que multiplica por mil la memoria. Los ratones normales recuerdan un objeto durante 45 minutos, pero cuando Khan les administra la proteína RGS14 son capaces de recordarlo durante 27 semanas. Por otro lado, en el laboratorio de Alberto Ferrús trabajan con una enzima que incrementa el número de sinapsis en moscas y ratones. Mediante la inyección de la quinasa PI3K, el cerebro de una mosca de la fruta rejuvenece creando más conexiones neuronales. Cuando se inyecta en ratas de laboratorio, el tiempo durante el que recuerdan un reflejo condicionado por miedo se multiplica por dos. «También estamos probando con moscas en las que hemos desarrollado alzhéimer, pero aún es demasiado pronto», explica Ferrús. Y es que encontrar una molécula que sea administrable en pequeñas cantidades, sin efectos colaterales y a un precio no prohibitivo es una tarea compleja, indica el neurocientífico José María Delgado, de la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla. «Quizá sea incluso un poco ingenuo pensar que se podrá mejorar la memoria con un solo fármaco», agrega. Por no hablar de los dilemas morales, como qué pasaría si hubiera una parte de la población que pudiera pagarse una supermemoria y otra que no.
Las redes sociales como terapia 
El neuropsicólogo Álvaro Bilbao, del Centro Estatal de Atención al Daño Cerebral, trabaja con pacientes con casos graves de amnesia. Muchos de ellos han sufrido un daño en el hipocampo, la estructura fundamental para la fijación de la memoria, y son incapaces de generar nuevos recuerdos. Para la rehabilitación, Bilbao utiliza agendas electrónicas, herramientas de Google y las redes sociales. Algunos de sus pacientes, por ejemplo, anotan lo que hacen cada día en una cuenta restringida de Facebook y el proceso de contarlo y subir fotos mejora su capacidad para fijar los recuerdos. El proceso se conoce como 'codificación', explica Bilbao, y es el mismo que ponemos en marcha cuando anotamos la plaza en la que hemos aparcado, o cuando se hace una chuleta antes de un examen. «Cuando anotas algo, empleas más tiempo e involucras partes del cerebro que normalmente no se activan, como los circuitos motores que usas cuando escribes», comenta Alberto Ferrús, que lleva más de 30 años estudiando la sinapsis. «Hay muchas pruebas de que el ejercicio que hace el cerebro repercute en su estructura -indica-. Igual que la inactividad causa el efecto contrario: una pérdida de ramificaciones neuronales». En este sentido, fijar los recuerdos contribuye a crear más conexiones.

Entrenar el cerebro es posible
¿Funciona? En la última década, las empresas que ofrecían aparatos para el llamado brain training ('entrenamiento del cerebro') hicieron fortuna hasta que, en 2010, un par de estudios pusieron las cosas claras: entrenar una tarea en un videojuego nos hace muy habilidosos en esa tarea, pero no mejora el resto de las funciones cognitivas. 
En el laboratorio de Bitbrain, en Zaragoza, un equipo de investigadores realiza otro tipo de aproximación al problema. La diferencia es que calibran la actividad cerebral del sujeto y trabajan sobre las características particulares de sus ondas cerebrales. Mediante una técnica denominada neurofeedback, este grupo ha conseguido mejorar hasta un 20 por ciento la memoria de trabajo de los voluntarios. La persona se sienta frente una pantalla mientras miden su actividad cerebral mediante un electroencefalograma (EEG); cuando usa la parte de la onda cerebral que se quiere mejorar, el cuadrado rojo de la pantalla se vuelve azul, de manera que refuerza el efecto y se retroalimenta. Javier Mínguez, el ingeniero que ha desarrollado esa tecnología, está convencido de que en un futuro no lejano utilizaremos sistemas parecidos para mejorar capacidades a la carta. «Vivimos en un mundo obsesionado con el culto al cuerpo -señala-. En la puerta de casa tienes cuatro empresas para reducir la celulitis, pero no hay nada para desarrollar la mente. El cerebro es el gran olvidado y desgraciadamente cuando tienes un problema suele ser irreversible». 
Cómo moldear nuestra mente 
Otro tipo de consejos para mejorar nuestra capacidad de recordar son los que ofrecen virtuosos como Joshua Foer, campeón mundial de memoria. Las estrambóticas reglas mnemotécnicas que emplea pueden impresionar a un auditorio, pero no dejan de ser 'trucos de circo' difíciles de aplicar a la vida cotidiana. La actividad cognitiva que hay que poner en marcha, coinciden los expertos, es tan costosa que en la vida diaria se haría insufrible. «Este tipo de trucos y el entrenamiento cerebral pueden ayudar -asegura José María Delgado-, pero para aprender matemáticas o ingeniería hay que poner los codos encima de la mesa. Por ahora no existe la ciencia infusa».«Todo hombre puede ser escultor de su propio cerebro», dijo Ramón y Cajal. Y, efectivamente, elegir unas actividades sobre otras moldea nuestras conexiones nerviosas y nos hace más hábiles en uno u otro terreno. Incluso nuestra forma de comer. En 2009, el investigador de la Universidad de Oxford Andrew Murray mostró que aquellas ratas a las que daba 'comida basura' perdían capacidades cognitivas. En enero de 2011 repitió el experimento con humanos y descubrió que las dietas ricas en grasas perjudicaban la atención y la memoria. En la Universidad de Illinois, Arthur Kramer ha demostrado que caminar 40 minutos tres veces a la semana hace crecer el hipocampo y, por tanto, mejora la memoria. Al final, la batalla para no perder la memoria empieza por un gesto tan sencillo como dar un paseo o leer un buen libro.


Fuente: http://www.finanzas.com/

    May Alice Savidge, la anciana que movió una casa



Movió su casa pieza a pieza a 150km de distancia durante 23 años.



En 1953 las autoridades de High Street Ware, Hertfordshire, en Inglaterra, desahuciaron a May Alice Savidge por unas obras municipales. Su casa y su perra Sasha eran su único patrimonio, por lo que decidió demoler, clasificar, trasladar y reconstruir, piedra a piedra y con sus propias manos, su casa para trasladarla a un condado cercano a más de 150 kilómetros. La tarea le llevó más de 23 años.

May Alice Savidge nació en Streatham, al sur de Londres, en 1911. De orígenes humildes, tuvo que sacar a su familia adelante con tan solo diez años cuando su padre falleció victima de un infarto fulminante. May acabó como empleada precoz en una fábrica aeronáutica.
La prodigiosa vida de May, madura por ‘golpes de vida y de miseria’, está llena de capítulos sorprendentes. Pero uno marcaría su destino. A los dieciséis años conoce al amor de su vida; Denis Watson, un talentoso actor ‘Shakespeariano’ con el que planea casarse en 1938. Su prematura muerte frustra sus planes. El anillo de compromiso le acompañaría para siempre en su desgracia.
                                                     Casa original
En 1947, retirada y aún de duelo eterno por la muerte de Denis Watson, May compra una casa en Hertfordshire para restaurarla y convertirla en el hogar que siempre quiso compartir con Denis. El número uno de la calle Mono Row era una construcción de época, típicamente inglesa y levantada en 1450 por unos monjes adinerados siguiendo la tradición medieval de salones abiertos a galería acristalada.
La casa estaba medio ruinosa y May decidió invertir todos sus esfuerzos, y su escaso dinero en su restauración. Las pocas libras que tenía las invirtió en materia prima y en un constructor que le arreglara allí donde su menuda estatura no podía llegar: la maltrecha cubierta.
El resto (trabajos de carpintería, yeso, ladrillos, piedras etc… ) los hizo ella con sus propias manos y con el tiempo que le regalaba su eterna soledad. En 1953, después de 6 años de trabajo, May terminó de adecentar su hogar. El orgullo de un trabajo labrado con sus dedos hacía de aquella casa un espacio inviolable, una posesión eterna fruto del esfuerzo y del duelo a su amor muerto.
                                   May clasificando teja por teja su tejado
Pero estaba por llegar el mayor de sus problemas: En la primavera de aquel año las autoridades del condado aprobaron un proyecto para remodelar los accesos del pueblo. La carretera pasaba por mitad de la parcela de May y habría que expropiar y derruir su hogar. Quince años de papeleo y lucha encarnada contra el consejo municipal fueron insuficientes.
La derrota no hundió a May y reforzó su pasión por su proyecto de vida. Con 60 años decidió trasladar pieza a pieza su vivienda. “No pienso perder esta maravillosa casa; mi casa. Si realmente consideran que esta es sólo una vivienda en medio del camino, la moveré y la volveré a erigir antes que verla destruida”.
En 1969 las excavadoras llegaron a la puerta de su casa, el proyecto de May ya había comenzado. Había numerado todas y cada una de las vigas, piedras, pilares y tejas para su posterior identificación y re-ensamblado como rompecabezas gigante. El esfuerzo generó la compasión del equipo de demolición, que ayudó a May a desmontar más cuidadosamente la poderosa estructura de madera de la cubierta.

Con grasa y con pinturas de colores infantiles, May catalogaba y clasificaba todas las piezas de la casa a lo largo de la parte de la parcela no expropiada. Conforme desmontaba su casa, las noches se hacían más frías y descubiertas porque May seguía viviendo en el esqueleto de lo que fue su casa.
Poco a poco la historia traspasó fronteras y corrió la voz por condados vecinos. Algunos turistas que pasaban ayudaban a May con su tiempo o sus donaciones, lo que le permitía sobrevivir y comprar lo imprescindible. May estuvo mucho tiempo buscando terreno para reconstruir su casa.
 Encontró un solar en la cercana ciudad costera de Wells Next The Sea, en Norfolk, y obtuvo el permiso de planificación para sentar las bases de su nuevo hogar. Una pequeña camioneta e infinitos trayectos hicieron de la mudanza una de las más largas de la historia. 23 años moviendo piedras.
Durante el eterno traslado, las condiciones de May fueron de auténtica penuria. Sin electricidad, ni agua corriente se tenía que conformar con lámparas de parafina victorianas. Un pequeño reloj servía como cronómetro para contar las vigas y piezas que tenía que extraer cada día, ordenando plazos y objetivos de trabajo.

Una pequeña y vieja caravana abandonada servía ahora de refugio para el descanso. En 1973 ya tenía levantado los cimientos y el zócalo de ladrillo de la nueva casa. Pero no fue hasta 1981 cuando logró asentar el techo y colocar las viejas tejas. Fue el momento, en su 70 cumpleaños, de trasladarse a su nuevo (viejo) hogar.
En 1986 la mismísima Reina de Inglaterra, reconociendo todo el trabajo y esfuerzo desplegado, invitó a May Alice Savidge al Palacio de Buckingham en recepción oficial. A pesar de su edad, con 76 años seguía encaramada a unos andamios provisionales para terminar las ventanas del bajo-cubierta y el enfoscado de fachada.
En 1992 pudo instalar una pequeña estufa de leña para calentar la construcción. May murió ese mismo año, justo antes de cumplir los 82 años, con la casa prácticamente terminada pero con la sensación de ser una frágil cáscara de papel según uno de los constructores encargados de su rehabilitación.
                                               La casa en la actualidad

Su sobrina y heredera Christine Adams, ha recopilado más de 500 cartas, diarios y escritos que su tía hizo durante los 23 años de reconstrucción para contar los pormenores y sinsabores de esta fantástica historia. Actualmente la casa es un Bed & Breakfast regentado por Christine.

lunes, 28 de mayo de 2012

5 arañas increíbles

Araña del bananero

Las arañas más sorprendentes y aterradoras 1.jpg
Conocida comúnmente como la araña del bananero, es una araña araneforma sumamente peligrosa debido a su naturaleza feroz y a su potente veneno. Con sus grandes colmillos de color rojizo, esta tarántula cuenta con uno de los venenos más potentes en el mundo de los arácnidos.
Llegan a tener el tamaño de un plato y su cuerpo está recubierto por una vellosidad que la hace susceptible al movimiento. Su nombre se debe a que anida en los bananos. A lo largo de la historia se han registrado miles de muertes debidas a picaduras de esta araña.

Araña lobo

Las arañas más sorprendentes y aterradoras 2.jpg
Es relativamente difícil darle un nombre específico a este tipo de arañas, común en diferentes zonas de Europa, donde simplemente se la conoce como tarántula al igual que en América Latina. Desde hace unos años se las conoce como arañas lobo debido a que pertenecen a la familia de arañas denominadas Licósidos (Lycosidae), que proviene del griego Lycos (lobo).
Australia es el hogar de muchas especies de arañas increíbles, pero las arañas lobo se encuentran casi por todas partes. Viven en el suelo y realizan sus cuevas en la tierra, por estas razones es muy común encontrarlas en el jardín.
Crecen hasta alcanzar entre 1 y 8 centímetros y aunque las hay de distintos colores, generalmente son grises con tonos marrones, mostaza, negro y hasta blanco. Se alimentan de insectos y también sapos y aunque no comúnmente no son peligrosas para los humanos, lo que produce temor en la gente es la rapidez que caracteriza a esta araña y que además, es muy común que entren en el hogar.

Araña de seda dorada

Las arañas más sorprendentes y aterradoras 3.jpg
Las arañas Nephila son más conocidas como arañas de seda dorada (o de oro) debido al aspecto dorado que tiene su telaraña. Crecen entre 2 y 4 centímetros pero hay excepciones en las que ciertas especies han registrado hasta 15 centímetros de largo.
A pesar de que mucha gente les teme, su veneno en la mayoría de los casos no es peligroso para los humanos. Utilizan su veneno solamente para capturar sus presas y son de naturaleza inofensiva. En cuanto a su especial seda, la telaraña de las arañas Nephila es la más resistente de todas.

Viuda negra

Las arañas más sorprendentes y aterradoras 7.jpg
Todos conocemos bien a la viuda negra por dos razones: por su veneno sumamente mortal y por su comportamiento asesino después de la cópula. Este tipo de araña es muy pequeña, suele medir entre 1 y 3 centímetros, pero precisamente esto y su veneno tan tóxico la hacen una de las arañas más temidas.
La viuda negra apenas alcanza un peso de 1 gramo y pertenece a la familia de las arañas aranemorfas, pero su aspecto más sorprendente es por supuesto su capacidad para matar. Su veneno es neurotóxico y paraliza por completo el sistema nervioso central, provocando la muerte en los humanos en ciertas ocasiones.

Tarántula Goliat

Las arañas más sorprendentes y aterradoras 5.jpg
La tarántula Goliat es la araña más grande del mundo y alcanza hasta 30 centímetros de longitud, pesando más de 100 gramos. Lo que las hice tan conocidas además de su tamaño es su forma de alimentarse, ya que estas arañas gigantes se alimentan de aves pequeñas.
Al igual que muchas otras tarántulas, su veneno no es potente y para defenderse utilizan su pelaje, frotándose el cuerpo para desprender vellos que quedan en el aire y producen irritación. Es una araña de tipo migalomorfa y habita en las zonas norteñas de América Latina, especialmente en la selva amazónica.

Araña camello

Las arañas más sorprendentes y aterradoras 6.jpg
Aunque esta criatura no debería entrar en esta lista ya que no es una araña, es un arácnido de gran tamaño igual de interesante. Es conocida como araña camello y mide entre 6 y 15 centímetros. Desde que Iraq fue invadido por tropas estadounidenses y sus soldados se encontraron con estos arácnidos, todo tipo de información falsa ha rondado por la web.
En realidad se trata de un tipo de arácnido cuya picadura, si bien es muy dolorosa, no representa mayor peligro para los humanos. Se alimenta de insectos, pequeños roedores, anfibios y reptiles. Tampoco posee veneno sino que que ataca a su presa y la desintegra lentamente empleando potentes fluidos digestivos.
¿Qué te parecen estas criaturas?

Parásitos que convierten a los animales en zombies



Para quienes adoramos las películas que mezclan el horror y la ciencia ficción como ocurre en las de zombies, aquellos que después de una noche de películas terror o largas batallas jugando a Resident Evil o al Left 4 Dead, se pasan el día siguiente pensando cómo escapar cuando lleguen las hordas y que tendrán a mano para defenderse. 


Pero este artículo les pondrá las cosas aún más difíciles. Te presentamos a unos extraños parásitos que convierten a los animales en zombies. 
 A muchos nos gusta ver alguna que otra película sobre seres vivos que son infectados por un virus o un parásito que modifica y controla su comportamiento por completo hasta transformarlos en zombies y llevarlos a la muerte. Pero esto no ocurre solo en la ficción: es un hecho que está científicamente comprobado y que se da en varias especies de animales, veamos algunas de ellas.


Strepsiptera


Es una de las especies más extrañas del mundo. El macho vuela y tiene enormes ojos, pero vive solamente unas pocas horas y para encontrar una hembra que fecundar. 


 
Por otro lado la hembra, que es un parásito sin piernas, ni alas, ni ojos; se introduce  en el cuerpo de insectos como moscas, abejas o mantis religiosas.  Este parásito hembra se dirige a la cabeza, donde se abre paso para respirar y emitir al aire las feromonas necesarias para que el macho pueda ubicarla. Después de emitir las feromonas, el parásito hembra obliga al insecto en el que se encuentra a quedarse quieto allí hasta que llegue el macho para fertilizarla. Durante unas dos semanas el parásito continua allí dento modificando por completo el comportamiento de insecto y cuando su huésped finalmente tiene sus crías, el insecto vomita toda la camada, que a continuación intentarán meterse en otro insecto.  

Cordyceps

Los cordyceps, son una especie de hongos ascomicetes. Existen unas 400 especies distintas y se integran en insectos y otros artrópodos. 
Este parásito se introduce en el organismo de otro ser vivo, se alimenta, crece y se desarrolla, llegando incluso a sustituir los tejidos del cuerpo por los suyos propios. Este parásito, antes de matar a su anfitrión, lo controla por completo y le obliga a subir a sitios muy altos, donde consigue propagar sus esporas con mayor facilidad y abarcar mayores espacios. Cuando su tamaño es ya incluso mayor que el del insecto en el que se encuentran, se descomprimen por completo, destruyendo con sus tentáculos el cuerpo de su anfitrión y saliendo desde dentro de su cadáver.



Trematodas o Duelas de pescado

Las duelas de pescado se hospedan en distintos tipos de animales, rara vez en humanos y con mucha frecuencia en peces. 
Se caracterizan por cambiar su estado y lograr introducirse en distintas especies: desde moluscos pequeños a peces, aves y humanos. Cuando se hospedan en peces, las duelas controlan por completo el comportamiento del animal, y lo que más nos llama la atención en los ciclos de este parásito es que literalmente, provoca el suicidio de su anfitrión. Cuando el parásito llega a tener un tamaño demasiado grande como para continuar dentro del pez, este se hincha y se torna de un color mucho más llamativo, volviéndolo más lento y visible. Pero luego le obliga a nadar hacia la superficie hasta prácticamente salir del agua, donde es devorado por otras especies de aves, logrando así meterse en otro cuerpo.




Leucochloridium      

Ésta es una especie de parásito en forma de larva que logra desarrollarse por completo en las aves. Pero antes, comienza su proceso introduciéndose en caracoles. El parásito, al controlar al caracol, busca un lugar por el que introducirse en el cuerpo de un ave. Por ello arrastra al caracol a zonas abiertas y con sol, algo que el caracol por su cuenta jamás haría. Una vez allí, el parásito abre literalmente la cabeza del caracol y por allí estira su cuerpo para parecer un gusano o una lombriz y así llamar la atención de las aves, que querrán atraparlo. Cuando logran su cometido, continúan sacando nuevos tentáculos de la cabeza del caracol para continuar así con el mismo fatídico destino. 



Glyptapanteles






Éste es posiblemente el más impactante. A pesar de que existen varias especies de parásitos avispa, (como es el caso de la primera especie que hemos visto), ésta avispa se caracteriza por atacar orugas, las cuales tras ser infectadas por el parásito, se vuelven extremadamente violentas y son controladas por completo, llegando al punto de no comer ni moverse. 

La avispa ataca a la oruga, dejando en ella el parásito y luego en su capullo coloca sus huevos. Lo que ocurre luego es realmente sorprendente: la oruga se queda allí mismo para siempre, parada junto a los huevos, velando por su seguridad y defendiendo a los mismos violentamente de lo que sea. Si bien el caso es estudiado a fondo, aún no se conoce por completo su funcionamiento, pero si se sabe que la oruga no recibe ningún tipo de beneficio, por lo que no se trata de ningún tipo de simbiosis. Por último, cuando nacen las nuevas avispas desde los huevos, la oruga muere por hambre y agotamiento. 
En este vídeo, podemos ver lo que sucede cuando otro insecto se aproxima al capullo donde estan los huevos que la avispa colocó previamente.


Aquí os dejamos otro vídeo muy interesante.