}

miércoles, 16 de mayo de 2012

SANGRE ARTIFICIAL. MÁS CERCA DE LA FÁBRICA DE PLAQUETAS

Científicos japoneses han logrado obtener plaquetas a partir de células de la piel. Se tardará al menos una década en mejorar el proceso y complementar los ensayos.
Fabricar sangre artificial es algo que hasta hace poco podía encuadrarse en la categoría de ciencia ficción. Sin embargo, cada vez estamos más cerca de lograrlo. Koji Eto, médico e investigador japonés y premio Fronteras del Conocimiento explicó recientemente sus avances en la obtención de plaquetas a partir de células de la piel. Su aplicación contribuiría a disminuir la necesidad de donaciones.




Fabricar plaquetas puede ser de gran utilidad. A pesar de que cada año se producen 93 millones de donaciones de sangre, se estima que la mitad de ellas tienen luegar en países desarroldados, donde vive únicamente un 15% de la población mundial. Pero incluso en paises como España estas cifras son insuficientes.
Las plaquetas, que resultan imprescindibles para la coagulación, llevan asociados otros problemas. Cuando tiene lugar una donación, la sangre se separa en tres fracciones: una con los glóbulos rojos, otra con el plasma y otra con las plaquetas. Así se pueden resolver problemas diversos a partir de una única extracción. Pero mientras los glóbulos rojos pueden conservarse hasta seis semanas, las plaquetas solo resisten unos cinco días, lo que conlleva una necesidad constante de voluntarios. Y aquí es donde entran en escena las células "extranjeras" y Koji Eto.


Eto cambió definitivamente en 2004 el fonendoscopio por los tubos de ensayo. Se unió al equipo de Shinya Yamanata para investigar con las células extranjeras.
En 2006 comprobaron que a partir de prácticamente cualquier célula del organismo y con la inclusión de cuatro genes, se podían obtener células madre que podían dar lugar a cualquier otro tipo de célula.
El hallazgo, abría la puerta a numerosos retos e investigaciones. Eto asumió uno de ellos: el de la fabricación de plaquetas a partir de células de la piel.




El proceso es muy complejo. Primero se necesita la madre común; después hay que colocarla en el tubo para que se diferencie y dé lugar a las hijas. Finalmente debe tratar de eliminarse cualquier resto de célula madre. Y lo han conseguido.
Sin embargo, todavía hay obstáculos. Por lo que se sigue investigando para mejorar las condiciones del cultivo.


Por tanto, y todavía por un buen tiempo, sigue tocando donar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario