}

jueves, 4 de octubre de 2012

Las Pringles no son patatas fritas



En ningún lugar se dice que sean patatas fritas… aunque se supone. Claro que también hay quien sospechó de esa forma, textura y color tan uniforme y puso en duda su composición.
Pues ahora ya no hay duda. Un magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra y Gales dictó sentencia determinando que los aperitivos de la marca Pringles no pueden ser considerados patatas fritas, atendiendo a que tan solo un 42% de su composición es patata.
De hecho, las Pringles se elaboran a partir de una masa compuesta de patatas deshidratadas, harinas de maíz y de arroz, almidón de trigo y agua a la que se añade, entro otros aditivos, sal, grasas y emulsionantes.
¿Y quién denunció el hecho? ¿Un consumidor enfadado? ¿Un purista de la patata?
Pues no, fueron los responsables de la empresa fabricante, Procter & Gamble, quienes decidieron emprender una batalla legal encaminada a liberar a su producto de una elevada carga fiscal. Y es que —según el sistema impositivo británico— a las patatas fritas de bolsa se les aplica un IVA del 17,5%, mientras que a otros snacks, como galletitas saladas y similares, se les aplica un tipo reducido del 5%.
Con esta jugada judicial la empresa se verá eximida de pagar millones de libras esterlinas en concepto de IVA.
Para saber más: La receta original se atribuye al inventor Alexander Liepa. La máquina en las que se cocina el aperitivo fue diseñada por Gene Wolfe, ingeniero y escritor de ciencia ficción.


Para saber más: El famoso envase cilíndrico de cartón y forrado de aluminio fue diseñado por el químico Fredric J. Baur, que tan orgulloso estaba de su invento que antes de morir pidió que sus cenizas fueran enterradas dentro de un envase de Pringles.

Fuente: http://www.sabercurioso.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario