}

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Eland Elliot, el niño que no puede parar de reír

Hoy os traemos el curiosísimo caso de un niño que no puede parar de reír.


Eland Elliot tiene dos años y nació con síndrome de Angelman, un desorden neurogenético que causa graves dificultades de aprendizaje y una sonrisa permanente en la cara. Se podría decir que Eland no puede parar de reír.
Según "The Mirror", esta enfermedad es tan rara que hay registrados menos de 1.000 casos en todo Reino Unido.



La madre del pequeño Elliot, Gale, dice: “Cuando nos sentimos desanimados, la risa de Elliot nos mantiene a todos en marcha, sólo con mirarlo te contagia su alegría. Al final del día, sólo quieres que tus hijos sean felices, y Eliliot lo está siempre".
"El único problema es que si Elliot le hace daño accidentalmente a su hermano mayor, Alex, éste se va llorando, pero Elliot continua riendo sin entender el porqué”. La madre dice que puede doler el pensar que Elliot está contento de hacerle daño a su hermano.


Los padres de Elliot detectaron su enfermedad cuando, de bebé, tenía problemas para alimentarse. Al principio, los médicos y su familia no le dieron importancia alguna. Sin embargo, con seis semanas de vida lo llevaron al Royal Preston Hospital, donde le detectaron la enfermedad.
Su madre dijo que fue duro recibir la noticia, pues jamás había oído hablar del síndrome de Angelman. Buscaron en internet y empezaron a descubrir todos los impedimentos que iba a tener su hijo. El pequeño nunca podrá hablar, aunque se está buscando la manera de poder comunicarse con él. Además sólo necesita unas pocas horas de sueño, ya que a menudo se levanta por la noche y está sólo.
La familia de Elliot ha encontrado consuelo en el grupo ASSERT, que apoya a los afectados por tal síndrome. La propia familia ha fundado una sociedad de recaudación de fondos para Elliot llamada "One Big Tickle".
Si queréis saber más acerca de este curioso síndrome, visitad http://www.onebigtickle.co.uk

No hay comentarios:

Publicar un comentario