}

miércoles, 10 de abril de 2013

Las 5 curiosidades sobre la Luna

1.- No existe un “lado oscuro de la Luna” 

“The dark side of the Moon” es uno de los mejores discos de la 

historia del rock, pero nada más que eso, y no existe tal cosa. Aunque muchas veces lo hemos escuchado, lo cierto es que en realidad existe un lado de la Luna que nunca hemos podido ver desde la Tierra. Hace mucho tiempo atrás, los efectos gravitacionales de nuestro planeta fueron decelerando la rotación de la Luna sobre su propio eje, tanto como para que hoy, su período rotacional coincida con el orbital (el tiempo que tarda la Luna en realizar un giro completo alrededor de la Tierra) en un efecto estabilizador. Ahora la Luna gira una vez alrededor de la Tierra al mismo tiempo que gira una vez sobre su propio eje y como resultado, todo el tiempo vemos la misma cara desde la Tierra, por eso reiteramos que no existe un lado oscuro de la Luna. 




2.- Puede haber terremotos en ella 

En los diversos viajes espaciales que se realizaron con destino a la Luna, se realizaron numerosas pruebas geológicas para conocer mejor el suelo del satélite. Así descubrieron que en términos geológicos, no se trata de un lugar inactivo o completamente muerto. Mediante el uso de sismógrafos se detectaron pequeños sismos en algunos lugares, los cuales se debieron de originar a varios kilómetros por debajo de la superficie y se estima que son provocadas por los tirones gravitacionales que en ésta provoca la Tierra. En ocasiones, hasta pequeñas grietas y fracturas aparecen en el suelo, dejando escapar ciertas cantidades de gas. 

3.- No es redonda 

Aunque lo parezca, en realidad la Luna no es redonda ni esférica, la Luna tiene forma de huevo. De hecho, si la observas detenidamente verás que el centro de la masa no coincide geométricamente con el resto del satélite, pues no es un círculo. Por el contrario, en la Luna ocurre algo muy similar a lo que ocurre en la Tierra: la Luna está achatada en los polos y sobresale en lo que sería su ecuador. Ello se debe a su movimiento de rotación sobre sí misma. 

4.- Tira de nuestros océanos provocando las mareas 

La Luna es la principal responsable en el funcionamiento de las mareas de la Tierra, seguida por el Sol, que en menor medida también ejerce su influencia. Ya hemos visto cómo funciona y como Isaac Newton determinó al formular su teoría de la gravedad, que el nivel del 
mar se altera debido a la influencia producida por el campo gravitacional de la Luna y del Sol sobre la Tierra. Existen dos tipos de mareas: las solares y lunares. Ambas consisten en una variación del nivel del mar que oscila entre Marea Alta o Pleamar y Marea Baja o Bajamar, siendo la primera el máximo nivel y la segunda el más bajo. 

5.- Se aleja de nosotros cada vez más 

Mientras leías esta publicación, la Luna estaba alejándose de nuestro planeta, sigue alejándose ahora y seguirá haciéndolo hasta desaparecer. Y es que la Luna le quita energía rotatoria a la Tierra de forma constante y esta energía es la que la propulsa aproximadamente a unos 4 cm de su órbita. Los expertos señalan que cuando se formó la Luna, hace unos 4.6 millones de años de años, la Luna se encontraba a unos 22.530 km de la Tierra. Hoy se encuentra a más de 450.000.

Mientras que la Luna se sigue alejando de nuestro planeta, la tasa de rotación de la Tierra también se desacelera, lo que lenta y casi imperceptiblemente vuelve a nuestros días más largos. Las consecuencias en las mareas serán tremendas, cambiarán nuestra rotación planetaria y darán lugar a cambios inimaginables. Dentro de miles de millones de años, nuestros meses tendrán una duración aproximada de unos 40 días actuales. 


2 comentarios: