}

martes, 28 de enero de 2014

La contaminación de China se ve desde el espacio



Un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia logra por primera vez captar partículas tóxicas fijadas al suelo de las principales ciudades chinas desde el satélite europeo Metop.

El lunes 20 de enero la estación de medición de calidad del aire de Pekín elevaba a 184 el nivel de partículas finas: siete veces por encima del techo de contaminación recomendado por la Organización Mundial de la Salud. China se enfrenta a episodios recurrentes de polución sobre todo por la quema de carbón, que ha llegado a poner el Air Quality Index, una especie de barómetro de la polución en tiempo real, en niveles de hasta 40 veces el límite marcado por la OMS.

Cada año mueren en el país asiático 300.000 personas de forma prematura por un cóctel de sustancias contaminantes en el aire que mezcla partículas finas y monóxido de carbono, con niveles a veces tan elevados que quedan fijadas al suelo. Eso sucedió en enero de 2013, pero no fue captado por las estaciones de medición chinas, sino por primera vez desde el espacio.
Una sonda de infrarrojos introducida en el satélite Metop de la Agencia Espacial Europea logró fotografiar el pico de contaminación sin precedentes por una combinación de quema de carbón, falta de viento y una temperatura anómala. La foto es un hito en la observación de la polución que permitirá anticipar episodios de contaminación localizada y cuyos resultados han publicado este mes investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia, autor del proyecto en colaboración con científicos belgas y el Centro Nacional de Estudios Espaciales galo.

Con los satélites convencionales como Meteosat resultaba complicado determinar la composición de la atmósfera cerca del suelo porque solo captaban a una distancia de entre 3.000 y 10.000 kilómetros de altitud. Pero la órbita polar en la que se sitúa el satélite Metop permite volar 43 veces más cerca de la Tierra que Meteosat y dar la vuelta al planeta en 101 minutos, en comparación con las 24 horas de su antecesor.
Así se puede fotografiar la contaminación muy cerca del suelo, si se dan dos condiciones: una meteorología estable, que favorece la acumulación de sustancias contaminantes en el suelo, y que haya una marcada diferencia de temperatura entre el suelo y el aire justo por encima de la superficie terrestre.

Así fue como la sonda IASI del satélite europeo captó en Pekín y en ciudades de los alrededores concentraciones muy elevadas de dióxido de carbono, amoniaco, aerosoles de sulfato de amonio y dióxido de azufre, inalcanzables para las estaciones de medición china al estar repartidas de forma desigual por el país.
“Con esta herramienta se hace más fácil vigilar la contaminación de forma más precisa y regular y se abren perspectivas inéditas para evaluar y gestionar mejor la calidad del aire”, explican los investigadores en la web del centro galo.

jueves, 23 de enero de 2014

La conexión a internet más rápida usando fibra óptica

Un grupo de investigadores de Reino Unido han conseguido crear una conexión de fibra óptica, empleando el cableado común, que alcanza una velocidad de 1,4 terabits por segundo.


La velocidad de acceso a Internet está en constante crecimiento, si hace unos años era impensable que los operadores ofrecieran conexión de fibra óptica a precios competitivos hoy resulta difícil de creer superar ciertas velocidades. En algunos países, como Corea del Sur y Japón disfrutan de velocidades superiores a los 300 Mbps y comienzan a dejarse ver los datos del futuro 5G. En Europa un grupo de científicos de Reino Unido han creado la conexión a Internet más rápida del mundo combinando líneas de fibra óptica comerciales, como las que tenemos muchos en nuestras casas, hasta alcanzar velocidades de descarga de 1,4 terabits por segundo.
Para llevar a cabo este experimento los investigadores usaron un nuevo protocolo llamado Flexgrid, que permite superponer varios canales de transmisión a través de la misma conexión. El resultante fue el Alien Super Channel que se compone de siete conexiones de 200 gigabits por segundo incrementando su eficiencia en un 42,5%.
Esta prueba se desarrolló usando una conexión de fibra óptica que une la Torre de Londres con el campus de investigación de BT en Suffolk. La distancia es de unos 145 kilómetros pero el cable, según el estudio, tenía una longitud de 410 kilómetros, y atención, no es un cable de fibra óptico especial sino que es el que usan miles de hogares para conectarse a Internet.
Esta prueba arrojó datos sorprendentes y es que a esa velocidad la versión inglesa de la Wikipedia tardaría 0,006 segundos en ser descargada por completo, o incluso, si tomáramos lo que podemos hacer en un segundo a esta velocidad podríamos descargar 44 películas en alta definición.
Lo más importante de esta prueba es que empleando esta tecnología las empresas de telecomunicaciones podrán satisfacer la creciente demanda de este tipo de conexión de Internet ofreciendo mayor velocidad sin reemplazar el cableado existente, al menos en Reino Unido. Esto haría posible la llegada de más velocidad a los hogares que actualmente disfrutan de una conexión de fibra óptica pero ampliaría las posibilidades de expansión hasta otras zonas.
Puede parecer asombrosa esta velocidad, pero hay estudios que han conseguido datos aún mejores, como el de la Universidad de Santiago de Compostela que alcanzó 1.050 terabits por segundo, eso sí, empleando nuevos cables de fibra óptica de baja latencia y multinúcleos. La novedad de este experimento es que no habría que realizar prácticamente ningún cambio en las instalaciones actuales.

domingo, 19 de enero de 2014

La historia del bigote de Hitler


Hitler sigue siendo, después de tantos años, uno de los personajes mundialmente más odiados de la historia reciente. Hay quien incluso ha enunciado un curioso teorema: "a medida que una discusión en Internet se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno". Y su imagen no se libra. 

Las fotos más habituales de Hitler lo presentan con su mostacho particular, tipo "cepillo de dientes", que siempre se nos va a representar en la mente al oír su nombre. Aunque en la actualidad es un bigote nada estilado, en su día, aunque no totalmente popularizado, estuvo más extendido. Oliver Hardy o Charlie Chaplin lo utilizaron en su look.


Hitler tenía una nariz bastante ancha. El bigote largo y ancho que lucía acentuaba demasiado la anchura de la nariz. La solución: un bigote estrecho que disminuyera la anchura de su nariz. Pero esta no fue la razón por la que Hitler adoptó este estilo. 

Hemos encontrado tres posibles explicaciones de la adopción de este look bigotero por parte de Hitler:

1.- En la Primera Guerra Mundial, Hitler llevaba un bigote más clásico y largo, de los que cubren todo el largo del labio. Longitud que le daría problemas a la hora de colocarse las máscaras anti-gas, tan necesarias en la época del gas mostaza. Ordenaron pues al joven Adolf que se recortara el mostacho para que la máscara le encajara bien.

2.- Adolf admiraba a un antiguo ideólogo nazi, Gottfried Feder, que utilizaba este tipo de bigote. Y Adolf lo copió.

3.- También se ha dicho que alguien aconsejó a Hitler que se cortara su frondoso bigote, ya que recordaba demasiado a los dirigentes de la Rusia comunista. Y claro, no podía tolerar parecerse a ellos.


Sea cual fuere el motivo real -probablemente una combinación de ellos- lo importante son las consecuencias. Tras el derrumbamiento del nazismo y la muerte de Hitler, el bigote estilo "cepillo de dientes" desapareció del acervo de bigotes. Esto se mantiene hoy en día con cuatro únicas excepciones: cuando se pretende ironizar sobre el nazismo; cuando se quieren revolver los cánones estéticos establecidos vía rebeldía extrema; cuando se es partidario acérrimo de esta ideología; o por simple desconocimiento del personaje histórico.

La evolución cultural dista mucho de ser perfecta y uniformemente progresiva. La extinción del bigote "Hitler" es un ejemplo de cómo se asocia una forma estética a toda una ideología. Aunque nada tenga que ver el pobre bigote con los nazis, ha sido seleccionado negativamente.

lunes, 13 de enero de 2014

Atracón de chuches digitales


Candy Crush es el videojuego que tiene enganchados a millones de jugadores. Estas son las claves de su éxito.

Un amigo me dijo que a mis hijos les encantaría, ¡y al final fui yo quien se enganchó!", cuenta Óscar Escudero. Cirujano traumatólogo de 41 años, ha completado todos los niveles de Candy crush. "Tiene una parte de azar importante -explica-, pero también hay que pensar. Eso es lo que me atrapa a mí". 
La lógica del juego es sencilla: se trata de ir desplazando caramelos, regalices y chocolatinas hasta crear filas de, al menos, tres golosinas del mismo color. Al hacerlo, explotan y desaparecen. Simple, pero efectivo: desde que se lanzara para dispositivos móviles en noviembre de 2012, se han jugado en todo el mundo más de 150.000 millones de partidas, se ha descargado ya más de 500 millones de veces y uno de cada 23 usuarios de Facebook es fan del juego. King, la compañía que lo ha creado, no suelta prenda sobre datos económicos, pero se habla de que genera unos 700.000 euros diarios. 

¿Cuál es su secreto? Tommy Palm, el cerebro detrás de Candy crush, ofrece algunas claves. "Por un lado, la accesibilidad: siempre llevamos el teléfono con nosotros y puedes empezar una partida en el autobús, camino de tu casa, y terminarla en el sofá. Destaca también el aspecto social del videojuego: a través de Facebook podemos competir con nuestros amigos y familia. Por otro lado, cada cierto tiempo van lanzado nuevos niveles para satisfacer las ansias de quien, como Óscar Escudero, ha llegado hasta el final. Con todo, muchas de estas explicaciones se pueden ofrecer solo a posteriori. Palm confiesa que sabían que tenían algo grande entre manos, pero no podían imaginarse la repercusión que alcanzaría: "Cuando lanzamos la versión para móvil, hicimos apuestas en el estudio para tratar de averiguar cuantas descargas habría el fin de semana. Traté de apuntar alto, ¡pero aun así di una cifra diez a veces menor del número real de descargas!".

¿Por qué es tan adictivo? 
¿A cuánta gente ha visto "acariciando" sus pantallas en el metro o en el autobús? Estos son los secretos que hacen que quien prueba el "Candy crush" ya no lo deje.

CON UNA MANO
Es un de sus aciertos, y no es casual. Una mano puede aferrarse a la barra del autobús para no caerse, mientras la otra se afana en combinar caramelos. Incluso se puede jugar a hurtadillas en una reunión o una cena carente de interés.

EL SÍNDROME PETER PAN
Caramelos, chocolatinas, regalices…Todo ello aderezado con alegre música. Conecta con el niño que todos llevamos dentro. Y no son los más pequeños quienes más "caen"; mujeres entre 25 y los 55 años forman el perfil mayoritario de jugadores.

EL "EFECTO CAMARERO"
Se llama, en realidad, efecto Zeigarnik, en "honor" a la psicóloga que comprobó que los camareros pueden memorizar una gran cantidad de pedidos, pero los olvidan una vez resueltos. Las tareas inconclusas generan ansiedad hasta que se resuelven.

IMPREDECIBLE
Una jugada puede generar una cascada de movimientos que volatilizan más caramelos de los esperados. Inconscientemente, el jugador espera que así sea. Además, a un nivel muy difícil (el 65 es famoso por ello) puede seguir otro sencillo.

SIN PRISAS
Otros títulos dan tiempo limitado para superar las pruebas. En Candy crush, el reto es conseguirlo sin agotar las vidas. Esto permite pensar con calma la jugada y aprovechar los ratos muertos, sean dos minutos o dos horas.


Fuente: http://www.finanzas.com/xl-semanal/







martes, 7 de enero de 2014

5 descubrimientos interesantes gracias a Google Earth

Google Earth es un conocidísimo programa informático que permite visualizar una cartografía múltiple de la superficie terrestre basándose en fotografías satelitales. Aunque sus últimas versiones ya permiten incluso ver algunas regiones de las superficies de la Luna y Marte, te propongo en este artículo conocer algunos de los más importantes descubrimientos científicos posibles gracias a Google Earth, este avanzado y popular programa.

Restos fósiles de mamíferos en África

Este descubrimiento se produjo gracias a unos albañiles italianos que trabajaban con piedras calizas procedentes de Egipto, quienes encontraron en una de ellas lo que parecía ser un gran esqueleto. Basándose en este hallazgo, científicos de la Universidad de Michigan decidieron investigar más y, explorando Egipto con Google Earth, descubrieron los restos de unas cuevas antiguas desconocidas que resultaron estar repletas de fósiles de pequeños mamíferos de unos 20 millones de años de antigüedad que pueden contener información esencial sobre antiguas migraciones animalesentre África y Asia.

El “bosque Google”

Con este nombre se conoce ahora al Monte Mabu, situado al norte de Mozambique. Este bosque era conocido por los pobladores locales, pero no estaba representado en los mapas ni era conocido para los científicos. Tras escanear la zona con Google Earth, los científicos vieron que se trataba de una zona muy particular y decidieron investigar en el terreno qué había ahí. Su sorpresa fue mayúscula al descubrir árboles gigantes de hasta 45 metros de altura, varias especies nuevas de animales y plantas y muchas sorpresas más.

Pirámides egipcias desconocidas

El valle del Nilo al parecer reserva aún fascinantes descubrimientos para los egiptólogos. Esto lo puede asegurar con orgullo una arqueóloga norteamericana llamada Angela Micol, quien gracias a este programa localizó dos estructuras separadas unos 130 km entre sí y que a primera vista parecían antiguas pirámides egipcias desconocidas. A pesar de que encontró importantes oposiciones a su teoría, los estudios en el terreno y la revelación reciente de antiguos mapas han respaldado y dado veracidad a su relevante descubrimiento.

Geoglifos peruanos

En el continente americano también se han realizado descubrimientos importantes gracias A Google Earth. Es el caso de Perú, donde se hallaron fascinantes geoglifos con efigies en forma de animales que podrían tener hasta 4000 años de antigüedad. Fueron descubiertos en el 2012 por investigadores de la Universidad de Missouri gracias a las imágenes captadas por este programa, que permitió observar estos montículos de entre 5 y 400 metros de extensión y que recuerdan animales como el cóndor, el puma, entre otros.

Restos de antepasados del ser humano

Estudiando con Google Earth una zona de Johannesburgo, en Sudáfrica, un científico llamado Lee Berger encontró alrededor de 500 sitios que por sus características, eran potenciales yacimientos de restos humanos antiguos. En el año 2008, visitando uno de estos sitios identificados gracias al programa, descubrió los fósiles de una mujer y un niño de alrededor de dos millones de años de antigüedad. Los estudios han mostrado caracteres muy particulares en estos restos que han llevado a pensar que podría tratarse de una nueva especie de homínido intermediario entre elAustralopithecus y el Homo habilis.
¿Conoces otros descubrimientos recientes realizados gracias a Google Earth
¡Cuéntanoslos en los comentarios!

miércoles, 1 de enero de 2014

¿Se conserva el gas si tapamos la botella con una cuchara?

                            



Hoy os traemos un tema muy tratado en estas fechas. Vamos a intentar averiguar si una creencia tan extendida como la que os presentamos es realmente cierta. Dicha creencia asegura que si se introduce una cuchara en una botella ya abierta que contiene cualquier bebida con gas, se impide la perdida de éste.
De entrada la mayoría diríamos que si, porque lo que afirma la sabiduría popular. Porque es lo que dice todo el mundo. Los más esquisitos apuntan que la cuchara debe ser de plata. Un requisito sobreañadido.

Lo malo es que suele ocurrir que una falsedad repetida muchas veces acaba por convertirse en una verdad. Pero no lo es. Hay que estar atentos.

Una vez planteada la duda, vamos a buscar respuestas.
De entrada es evidente que el hecho de que la cuchara cierre parcialmente el cuello de la botella, retrasa la salida del gas, pero no la evita, en absoluto. No. Ni aunque sea de plata.
Puede que este asunto que os traemos hoy os parezca algo trivial y sin importancia. Pues no lo es en absoluto. Buena prueba de ello es el hecho de que en 1995, un equipo de físicos y químicos del Centro Interprofesional de Vinos de Champagne, en Francia, realizó un riguroso estudio de este fenómeno. Su experimento consistió en lo siguiente.

Descorcharon a la vez y vaciaron parcialmente bastantes botellas de una misma cosecha, procediendo a determinar las variaciones de presión que experimentó el gas en ese proceso.

Se cubrieron todas las variables pensables. A unas botellas abiertas no se les colocó ninguna cucharilla. A otras se las tapó con una de plata. A otras les introdujeron cucharillas de distintos metales. Otras botellas fueron cerradas con un tapón normal y a un último lote se le colocó un tapón hermético.

Los resultados obtenidos llevaron a una tajante conclusión. Sólo el tapón hermético conservaba la presión. Era el único que impedía que saliera el gas. Luego no es cierto lo de la cucharilla, por más que lo digan.

Lo que sí es cierto es que si le ponemos la cucharilla, de modo que ésta cierre en parte el cuello de la botella (un agente mecánico) y además la metemos en el frigorífico (un agente térmico), podemos ralentizar la pérdida de gas. 

Comencemos por este último agente. La baja temperatura del líquido va a contribuir a minimizar la fuga del gas.

Es un fenómeno, que cualquier estudiante de secundaria de Física y Química conoce, explicable por la Teoría Cinético-Molecular de los gases y su modelo mecánico interpretativo. Dice que:
"La solubilidad de los gases en líquidos aumenta a temperaturas bajas."
 
Cuando descorchamos una botella de champán, la expulsión del tapón será menos violenta cuanto más fría esté la bebida.

Lo mismo ocurre con las latas de refrescos carbónicos y las cervezas. Cuanta más temperatura presenten, más pronto perderán el gas.

En conclusión, el hecho de estar en el frigorífico a baja temperatura, va a contribuir a que la fuga del gas de la bebida se produzca de forma más lenta. Pero recordad que no la evitará.

Vamos ahora con la razón mecánica. Todos sabemos que si agitamos una lata de refresco o una botella de champán, el gas sale de forma mucho más violenta arrastrando consigo al líquido en el que esté disuelto. Los pilotos en el podio o los ganadores de la loteria de navidad, emplean mucho este fenomeno. Pero, ¿sabrían explicarla?

Pues bien,se trata de un fenómeno que podría explicar un estudiante de Bachiller de Física y Química. Se basa en la Ley de Boyle-Mariotte, relativa a la solubilidad de gases en líquidos.
Esta ley dice que “cuando se mantiene constante la temperatura, la cantidad de gas que se disuelve en un líquido es proporcional a la presión ejercida por el gas sobre el líquido”.

Por eso en una botella cerrada, donde existe una alta presión, existirá una gran concentración del gas dióxido de carbono disuelto en el líquido. Pero al descorcharla, la presión se reduce de forma brusca, igualándose a la atmosférica y provocando la disminución de la solubilidad del gas en el líquido y la liberación de burbujas del gas.

De modo que ¡ojo! Ni la baja temperatura del frigo, ni la cucharilla introducida, ni las dos juntas evitará que tu bebida se quede sin gas. Así que mejor acabársela de una vez (esto no es una incitación al alcoholismo). 

¡¡Disfrutad de las fiestas y feliz 2014!!