}

miércoles, 1 de enero de 2014

¿Se conserva el gas si tapamos la botella con una cuchara?

                            



Hoy os traemos un tema muy tratado en estas fechas. Vamos a intentar averiguar si una creencia tan extendida como la que os presentamos es realmente cierta. Dicha creencia asegura que si se introduce una cuchara en una botella ya abierta que contiene cualquier bebida con gas, se impide la perdida de éste.
De entrada la mayoría diríamos que si, porque lo que afirma la sabiduría popular. Porque es lo que dice todo el mundo. Los más esquisitos apuntan que la cuchara debe ser de plata. Un requisito sobreañadido.

Lo malo es que suele ocurrir que una falsedad repetida muchas veces acaba por convertirse en una verdad. Pero no lo es. Hay que estar atentos.

Una vez planteada la duda, vamos a buscar respuestas.
De entrada es evidente que el hecho de que la cuchara cierre parcialmente el cuello de la botella, retrasa la salida del gas, pero no la evita, en absoluto. No. Ni aunque sea de plata.
Puede que este asunto que os traemos hoy os parezca algo trivial y sin importancia. Pues no lo es en absoluto. Buena prueba de ello es el hecho de que en 1995, un equipo de físicos y químicos del Centro Interprofesional de Vinos de Champagne, en Francia, realizó un riguroso estudio de este fenómeno. Su experimento consistió en lo siguiente.

Descorcharon a la vez y vaciaron parcialmente bastantes botellas de una misma cosecha, procediendo a determinar las variaciones de presión que experimentó el gas en ese proceso.

Se cubrieron todas las variables pensables. A unas botellas abiertas no se les colocó ninguna cucharilla. A otras se las tapó con una de plata. A otras les introdujeron cucharillas de distintos metales. Otras botellas fueron cerradas con un tapón normal y a un último lote se le colocó un tapón hermético.

Los resultados obtenidos llevaron a una tajante conclusión. Sólo el tapón hermético conservaba la presión. Era el único que impedía que saliera el gas. Luego no es cierto lo de la cucharilla, por más que lo digan.

Lo que sí es cierto es que si le ponemos la cucharilla, de modo que ésta cierre en parte el cuello de la botella (un agente mecánico) y además la metemos en el frigorífico (un agente térmico), podemos ralentizar la pérdida de gas. 

Comencemos por este último agente. La baja temperatura del líquido va a contribuir a minimizar la fuga del gas.

Es un fenómeno, que cualquier estudiante de secundaria de Física y Química conoce, explicable por la Teoría Cinético-Molecular de los gases y su modelo mecánico interpretativo. Dice que:
"La solubilidad de los gases en líquidos aumenta a temperaturas bajas."
 
Cuando descorchamos una botella de champán, la expulsión del tapón será menos violenta cuanto más fría esté la bebida.

Lo mismo ocurre con las latas de refrescos carbónicos y las cervezas. Cuanta más temperatura presenten, más pronto perderán el gas.

En conclusión, el hecho de estar en el frigorífico a baja temperatura, va a contribuir a que la fuga del gas de la bebida se produzca de forma más lenta. Pero recordad que no la evitará.

Vamos ahora con la razón mecánica. Todos sabemos que si agitamos una lata de refresco o una botella de champán, el gas sale de forma mucho más violenta arrastrando consigo al líquido en el que esté disuelto. Los pilotos en el podio o los ganadores de la loteria de navidad, emplean mucho este fenomeno. Pero, ¿sabrían explicarla?

Pues bien,se trata de un fenómeno que podría explicar un estudiante de Bachiller de Física y Química. Se basa en la Ley de Boyle-Mariotte, relativa a la solubilidad de gases en líquidos.
Esta ley dice que “cuando se mantiene constante la temperatura, la cantidad de gas que se disuelve en un líquido es proporcional a la presión ejercida por el gas sobre el líquido”.

Por eso en una botella cerrada, donde existe una alta presión, existirá una gran concentración del gas dióxido de carbono disuelto en el líquido. Pero al descorcharla, la presión se reduce de forma brusca, igualándose a la atmosférica y provocando la disminución de la solubilidad del gas en el líquido y la liberación de burbujas del gas.

De modo que ¡ojo! Ni la baja temperatura del frigo, ni la cucharilla introducida, ni las dos juntas evitará que tu bebida se quede sin gas. Así que mejor acabársela de una vez (esto no es una incitación al alcoholismo). 

¡¡Disfrutad de las fiestas y feliz 2014!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario