}

sábado, 22 de marzo de 2014

Desde 1973 sin dormir

El insomnio es un mal bastante molesto y frustrante. Imaginad no poder conciliar el sueño durante casi ¡40 años!.
Cualquiera pensará que no dormir durante tanto tiempo puede tener sus consecuencias, pero no es así para este hombre de la provincia central de Quang Nam, que nunca ha enfermado después de tanto tiempo de insomnio. Su incapacidad para dormir no sólo le ha hecho famoso, sino que también representa un fenómeno milagroso merecedor de un estudio científico.
Thai Ngoc, mejor conocido como Hai Ngoc, cuenta que no ha podido dormir una sóla noche entera desde que le dio una fiebre en 1973. Desde aquel día, Hai ha contado infinitas ovejas durante más de 13,870 noches consecutivas. “No sé si el insomnio ha impactado en mi salud o no, pero todavía estoy saludable y puedo hacer las labores de la granja normalmente como otros” dice Ngoc. Para probar su salud, el viejo residente de la comunidad de Que Trung, distrito de Que Son dice que puede cargar dos bolsas de 50 kilos de fertilizante durante 4 kilometros de carretera al retornar a casa todos los días. “He intentado con pastillas para dormir y la medicina tradicional vietnamita pero nada funciona, ni siquiera para dormir por unos cuantos minutos”, agregó.
Su esposa asegura que “mi esposo antes dormía muy bien pero desde aquel dí­a ni el licor puede dormirlo”. Afirma que cuando Ngoc fue a Da Nang para que lo examinaran los médicos, éstos lo encontraron perfectamente saludable, excepto por un pequeño problema en el funcionamiento del hí­gado.
El hombre actualmente vive al pie de una montaña en su granja de 5 hectáreas, cuidando de sus cerdos y gallinas todo el día. Sus seis hijos viven en Que Trung. Él aprovecha bien el tiempopues según comenta Thanh Nien News, Ngoc a menudo hace trabajo agrícola adicional o cuida su granja en la noche para evitar el robo, con decir que utilizó tres meses de noches sin dormir para cavar dos grandes estanques para criar peces. También ayuda a otros, su vecino Vu dijo que Ngoc se ofreció a ayudarle a tocar un tambor por la noche y vigilar la casa por los familiares del fallecido durante el funeral para que pudieran tomar una siesta.
El director del Hospital Mental Hoa Khanh en Danang, Phan Ngoc Ha dice que los desórdenes del sueño a menudo causan anorexia, letargo e irritabilidad. Pero existen los casos especiales en los que la gente con esos problemas puede manejarlos y aún vivir y trabaja normalmente, aunque es un porcentaje muy pequeño en realidad.

domingo, 16 de marzo de 2014

El Diccionario Español de Ingeniería



Tras más de diez años de trabajo, la Real Academia de Ingeniería presentará este martes 25 marzo su lexicón técnico, abierto y gratuito para todos los ciudadanos que incluye 50.000 voces de consulta. 

Es el primer diccionario elaborado por una Real Academia con formato online que además cumple los requisitos de accesibilidad y usabilidad.
Dirigido a ingenieros, científicos, técnicos y redactores técnicos, estudiantes de grado y postgrado, traductores, intérpretes, periodistas especializados, expertos en comunicación y ciudadanos en general.

El Diccionario Español de Ingeniería (DEI) está ya en su recta final. Después de más de 10 años de trabajo con más de 100 expertos, 120 millones de palabras y 1.500 obras de referencia analizadas, se acerca el momento de darlo a conocer y compartirlo con todos los ciudadanos.
El DEI es una gran obra de consulta impulsada y realizada por la Real Academia de Ingeniería, con más de 50.000 términos de la ingeniería y la tecnología que forman parte del patrimonio cultural de los ingenieros, científicos, técnicos, redactores técnicos y ciudadanos en general, en cuanto consumidores habituales de tecnología. Al igual que nuestra lengua de la que se alimenta, el DEI es una obra viva.  Se irá actualizando a medida que surjan nuevos avances tecnológicos y con ellos nuevos términos. 
El uso generalizado de las redes sociales, mediante nuevos soportes tecnológicos como las tabletas y los móviles inteligentes, ha decidido a la Real Academia de Ingeniería por hacer una primera versión del Diccionarioexclusivamente digital. El soporte será una plataforma web, de consulta gratuita y abierta al público, como viene siendo habitual en las actividades organizadas por la Real Academia. Para garantizar la máxima accesibilidad y usabilidad a todas las personas, ha sido desarrollada por la empresa Technosite, del Grupo Fundosa de la Fundación ONCE.
El DEI inició su andadura hace diez años, con un equipo lexicográfico dirigido por un académico-director, el Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos Antonio Colino. En este tiempo, más de 100 expertos, entre académicos de la RAI y expertos colaboradores, directores de área, directores de campo, coordinadores y equipo lexicográfico han participado en la obra. Se trata de un diccionario sincrónico y  descriptivo, que se estructura como una obra lexicográfica especializada ordenada alfabéticamente, con una definición para cada unidad léxica o término, junto con su equivalencia en lengua inglesa.
Para su realización se contó en un primer momento con el apoyo económico del entonces Ministerio de Educación y Ciencia, de la Fundación Caja Madrid y de ENDESA, a quienes la Real Academia de Ingeniería agradece su inestimable colaboración, que hace extensible a la empresa Technosite, del Grupo Fundosa de la Fundación ONCE, y a la University de Nuevo Mexico, en Albuquerque, muy vinculada a la evolución futura de este diccionario.

martes, 11 de marzo de 2014

Niños prodigio, superdotados y millonarios (Parte 1)

Unos destacan por su coeficiente intelectual, a la altura de las mentes más prodigiosas de la historia. Otros por sus habilidades artísticas o por su destreza con las ciencias y tecnologías.

Jacob Velázquez, virtuoso del piano con tan sólo 5 años



A Jacob Velázquez le gusta jugar y nadar como cualquier otro niño de 5 años, pero cuando se encuentra junto al piano le sucede algo muy especial. Podemos llamarle «pequeño Mozart» o «bebé Beethoven» de Florida, donde vive junto a su familia, porque Jacob comenzó a tocarlo cuando tenía apenas 4 años de edad.
Su madre, Tina, descubrió este «virtuosismo» de casualidad. Su esposo, Willie, estaba en el trabajo, cuando de repente ella escuchó una canción que él había estado tocando al piano la noche anterior. La sorpresa fue mayúscula cuando descubrió que quien estaba sentado ante el teclado era su pequeño Jacob, con tan solo cuatro años.
El profesor de piano de Jacob, comenta que las piezas que aprenden el resto de sus estudiantes les lleva un mes, mientras que él las aprende en una sola clase.
Jacob Barnett, un Einstein de 14 años

«No solo soy más inteligente que Einstein, mi gato en realidad está vivo y muerto a la vez. Como el de Schrödinger (apellido del científico que hizo un experimento imaginario de Mecánica Cuántica con un gato)».
Estos tuits dan una idea de a qué nivel se mueve Jacob Barnett, Jake para la familia, un chico estadounidense de Indiana al que, con 14 años, consideran un nuevo Einstein. Cuando con dos años y medio, los médicos le diagnosticaron síndrome de Asperger (una forma leve de autismo), empezó a recibir educación especial adecuada a esta circunstancia.
Sin embargo, Kristine no podía creer cómo un niño con esa enfermedad podía mostrar tanto interés por unas cartas de colores con letras, de esas que se utilizan para enseñar a los niños pequeños el alfabeto. «Incluso se las lleva con él a la cama, como otros críos se acuestan con su osito Teddy», asegura.
Profetizaban que su hijo nunca leería, que ni siquiera sería capaz de atarse los zapatos antes de cumplir los 16. Pero Kristine decidió seguir sus instintos de madre —y profesora de guardería— y, en contra de todo pronóstico, tomó lo que ella define como «la decisión más temible» de su vida. Avalada eso sí por los puzles de 5.000 piezas que el chaval era capaz de resolver a esa edad. Le sacó de la educación especial que solo había logrado meterle más y más en su mundo (había dejado de hablar) y comenzó a prepararlo para que se incorporase a las clases 'normales'. Así, puso su mirada en seguir la «chispa» de Jacob, como ella la denomina, en aquello que parecía despertar su interés.
La madre de Jacob se dedicó a fomentar lo que parecían ser las grandes aficiones de su pequeño, que se dedicaba a decorar paredes y ventanas con fórmulas matemáticas. Lo extraordinario de todo esto no es que Kristine pudo recuperar a Jacob para el mundo exterior, sino que debajo de esa cáscara impenetrable descubrió una inteligencia que rivaliza con la de Albert Einstein, o al menos eso es lo que se desprende al aplicar el cuestionado coeficiente intelectual, que en el caso del científico alemán llegaba a 160 y en el de este pequeño autista a... ¡170!
Con 8 años, empezó a asistir a conferencias universitarias, sentado en la última fila, absorbiendo todo aquello que era en realidad lo que sumente hambrienta necesitaba. A los 9, investigando con el típico juego de formas, construyó una serie de modelos matemáticos que abrían una nueva vía en el campo de la Teoría de la Relatividad de Einstein. Su madre grabó entonces a su hijo explicando esta tesis, la colgó en Youtube y la envió a la Universidad de Princeton, la misma donde el genio alemán enseñó e investigó. Al ver aquello, el astrofísico canadiense y profesor Scott Tramaine se dio cuenta de que estaba ante algo grande y escribió este correo electrónico a Kristine: «Estoy impresionado por el interés de Jacob en la física y la cantidad de lo que ha aprendido hasta ahora. La teoría en la que está trabajando involucra a varios de los problemas más difíciles de la astrofísica y la física teórica. Cualquier persona que los resuelva está listo para un Nobel».
Así, antes de cumplir los 10, Jacob fue aceptado en la Universidad de Indiana como un estudiante más. Y ocupó un puesto remunerado en el campo de la Física de la Materia Condensada, un trabajo que por su originalidad le valió un récord: convertirse en el investigador de astrofísica más joven del mundo.
Luis Roberto, estudiante de ingeniería física cuántica en Harvard con 10 años

Con tan solo 10 años Luis Roberto Ramírez, un joven mexicano, tiene un cociente intelectual similar al de Albert Einstein. Comenzará el próximo curso a estudiar ingeniería física cuántica en la prestigiosa Universidad Harvard, en Estados Unidos.
«Mi sueño es crear una empresa y vender mis artefactos», apunta el niño en un vídeo distribuido por el Sistema Michoacano de Radio y Televisión. El niño es de la localidad de Zamora, en el estado suroccidental de Michoacán, y está a punto de acabar sus estudios de preparatoria, la educación preuniversitaria.
Ramírez aprendió con solo cinco años a hablar inglés y está aprendiendo también de forma autodidacta a hablar francés y chino mandarín. Hace apenas dos años que fue diagnosticado como superdotado, cuando sus padres empezaron a notar que tenía problemas para relacionarse con otros niños de su edad, y que sus prioridades y gustos no correspondían a su edad.
Entonces pudo comprobarse que tenía un cociente intelectual de entre 152 y 160, al nivel del físico Albert Einstein. «Es un gran orgullo pero una gran responsabilidad también», apuntó su padre Roberto Ramírez sobre este niño, que el curso que viene irá a una de las universidades más prestigiosas del mundo.